El concejo municipal de la ciudad de Tampa votó en favor de corregir un supuesto error ortográfico en el nombre de una de sus calles históricas, aunque el Diccionario de la Real Academia lo convalida.

Los concejales decidieron el jueves cambiar los carteles de la arteria principal de "La Sétima" a "La Séptima", corrigiendo lo que suponían era un error ortográfico en español de la Séptima Avenida.

El término secundario en inglés para la "Seventh Avenue", principal arteria del distrito del entretenimiento, pasará a ser "La Séptima" debido a que los concejales decidieron que se eliminaba así un error ortográfico.

"Ha sido una lucha larga y difícil", comentó Fran Costantino, la presidenta de la Asociación del Centro Histórico & Cívico de East Ybor que movilizó a un grupo de residentes, comerciantes e historiadores para promover el cambio del nombre. "Este es un buen día para los cubanos y los españoles y los italianos que se asentaron aquí. Y La Séptima".

Ybor es un barrio histórico de Tampa.

La medida tiene lugar tres meses antes de la Convención Nacional Republicana. Los partidarios del cambio de nombre se preocuparon de que lo que consideraban un error convertiría a la ciudad en el hazmerreír de los turistas hispanos y los delegados de California, Texas y Miami, según argumentó Costantino.

La controversia sobre el nombre de la calle data de los primeros inmigrantes de Ybor City hace un siglo, que producían cigarros, preparaban los primeros emparedados cubanos con jamón y cerdo y jugaban dominó en clubes sociales como el Centro Asturiano. Integrados por cubanos, españoles, italianos y alemanes, los primeros residentes de Ybor produjeron una jerga propia a modo de lingua franca.

La dificultad de algunos de pronunciar la "p'' hizo que la mayoría oyera "sétima" con frecuencia. Un siglo más tarde, en 1998, "La Sétima" se oficializó en los carteles callejeros.

El historiador y autor de Ybor, Frank Lastra, convenció a las autoridades y los residentes de añadir los carteles de "La Sétima" a la arteria. En el 2008 Costantino empezó a reclamar la corrección, pero el concejo rechazó el pedido un año después.

Además de que la Real Academia Española acepta el término "sétima", los adversarios del cambio y varios residentes de Ybor consideraron que la ortografía debía respetar el modo en que se había venido pronunciando.

El concejal Charlie Miranda, de 71 años, que nació en Ybor City, fue el único que se opuso al cambio, que fue aprobado por 5-1.

______

Información del Tampa Bay Times: http://www.tampabay.com*