Los precios de las acciones cerraron en leve baja el viernes tras la sorpresiva pérdida de 2.000 millones de dólares registrada por la banca de inversiones JP Morgan, tras la cual los inversionistas decidieron que se trataba de un problema de los bancos de inversión y no de otros sectores.

El promedio industrial Dow Jones bajó 34,44 puntos, a 12.920,60.

El Standard & Poor's de 500 acciones bajó 4,60 puntos, para ubicarse en 1.353,39, mientras que el índice compuesto Nasdaq, dominado por títulos de empresas de alta tecnología, avanzó 0,18 puntos, a 2.933,82.

La mayoría de las 10 industrias en el Standard & Poor's de 500 empresas estuvieron planas o con modestas perdidas. Las acciones financieras cayeron 1,1%.

Por eso, los otros bancos de inversión pueden culpar a JP Morgan, el banco más grande de Estados Unidos. La acción cayó un 9,3%, arrastrando con él a otros bancos con grandes operaciones en Wall Street. Morgan Stanley cayó 4,2% y Goldman Sachs cayó 3,9%. Citigroup cayó 4,2%.

A los bancos minoristas les fue mejor. Wells Fargo subió un 0,4%.

El tumbo de JPMorgan se produce en medio de una batalla política sobre hasta qué punto se debe regular los bancos, aunque el director general de JP Morgan, Jamie Dimon, dijo que las operaciones no se han visto afectadas por la llamada regla Volcker, que se espera entre en vigor este verano. Sin embargo, las pérdidas de 2.000 millones de dólares va a ser utilizada como munición por aquellos que abogan por una regulación más estricta de los bancos de inversión.

"Definitivamente tendrá un impacto político", dijo Randy Warren, jefe de inversiones de Warren Financial Service.

Microsoft e Intel avanzaron 1,4% cada una después de que Intel dijo a analistas que está en camino de cumplir las expectativas de ventas. Los inversionistas en tecnología se sintieron aliviados al escuchar eso un día después de que Cisco Systems precipitó venta de acciones tecnológicas al mostrarse pesimista sobre las ventas. El fabricante de semiconductores Nvidia subió 6,4% después de informar ingresos superiores a las expectativas de los analistas.

Algunas acciones de consumo discrecional tuvieron un buen desempeño. El minorista Bed Bath & Beyond avanzó 4,1%, una de las mayores ganancias en el S&P 500, y la compañía de vídeo y DVD en línea Netflix aumentó un 6,9%.

Las acciones bajistas superaron a las alcistas en proporción de tres a dos.

Los precios del petróleo cayeron 95 centavos, a 96,13 dólares por barril. El oro cayó 11,50 dólares a 1.584 dólares por onza.

En Europa, el índice CAC 40 francés se recuperó de una caída y cerró con una pérdida minúscula. Otros mercados también se recuperaron en el cierre. El FTSE 100 británico avanzó 0,6% y el DAX de Alemania subió 1%. Los costos de endeudamiento para Alemania y Francia se redujeron, mientras que los costos para Italia y España aumentaron mientras los inversionistas se mantuvieron concentrados en Grecia, donde se esperan otras elecciones generales para el próximo mes tras el fracaso de los intentos por formar un gobierno.

Más temprano, el Nikkei japonés cayó 0,6% a 8.953,31.