El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, concluyó hoy su viaje oficial a China en la capital económica del gigante asiático, Shanghái, donde se reunió con su alcalde, Han Zheng, y encabezó un seminario de negocios, ante un centenar de empresarios, para atraer inversión china a su país.

Santos, que también dijo hoy al vicegobernador del Banco de Desarrollo de China, Wang Yongsheng, que Colombia no quiere ser "cliente" sino "socio" de la segunda economía del mundo, inauguró la Cumbre de Negocios Colombia-China, organizada por la oficina promotora del comercio internacional, ProExport.

El presidente colombiano habló a los empresarios chinos durante más de media hora sin leer su discurso, y les explicó todos los atractivos que ofrece Colombia para la inversión china en infraestructuras, agricultura, energía y telecomunicaciones.

Santos les dijo abiertamente que le gustaría contar con inversiones del país oriental para reproducir en Colombia parte del milagro económico chino.

"Colombia, después de muchos años, logró poner su casa en orden", resumió el presidente.

"Estamos por buen camino, queremos que ese buen camino se mantenga, y para eso necesitamos ponerle carbón a la locomotora todos los días, y parte de ese carbón lo podemos encontrar aquí en China, en materia de inversión, de comercio, de cultura innovadora", afirmó.

"Lo que ha logrado la China y lo que ha logrado Shanghái, en materia de progreso, y de infraestructura, y de todo su sector productivo y su desarrollo, es algo que impresiona a cualquiera", elogió, y dijo preguntarse qué necesita Colombia para poder hacer lo mismo.

"¿Y qué necesitamos? Juntar todos los ingredientes a nuestra disposición para repetir el milagro que ustedes hicieron aquí", señaló: "necesitamos inversión, necesitamos volvernos cada vez más competitivos, y adoptar esa cultura que aquí en Shanghái es tan común: la de la innovación permanente".

En Colombia, dijo, "tenemos cada vez más las condiciones para lograr replicar buena parte de lo que aquí en China se ha hecho en materia de infraestructuras y de desarrollo".

"Queremos que nos consideren como un país ideal para poder invertir, porque necesitamos esa inversión, y la china es en este momento, es especialmente atractiva para nosotros", confesó.

Santos repasó cómo la seguridad en el país ha mejorado en los últimos años: "no somos todavía un paraíso, pero hemos avanzado lo suficiente para que la seguridad no se convierta en nuestra única prioridad", declaró, y señaló la estabilidad y la pujanza actual de una economía que creció casi un 6 por ciento el año pasado.

"Tenemos un crecimiento alto y una inflación baja", subrayó, que se mantiene controlada entre el 2 y el 4 por ciento "sin ningún problema", y tratados de libre comercio (TLC) con EEUU, a partir de la semana próxima, y con Canadá, México, y casi toda Centroamérica y Sudamérica.

El 9 de mayo en Pekín, Santos asistió junto a su homólogo chino, Hu Jintao, a la firma de un principio de acuerdo para iniciar el proceso de consultas para un futuro TLC con China, que ya tiene otros con Chile, Perú y Costa Rica.

Colombia ocupa el puesto decimoctavo entre los proveedores mundiales de crudo a China, por detrás de naciones como Brasil, con 8 millones de toneladas y Venezuela con 7,5 millones.

Petrochina y Sinopec lideran las importaciones de crudo colombiano. aunque Sinochem ha venido ampliando su presencia en el país después de que el grupo francés Total le cediera en febrero su filial Tepma BV. EFE

jad/pc/wm