Rebekah Brooks admitió hoy haber recibido, de forma "indirecta", un mensaje del primer ministro británico, David Cameron, cuando dimitió como consejera delegada de News International (NI) por el caso de las escuchas en la prensa.

Brooks, que dimitió en julio del año pasado de su puesto al frente de NI, prestó hoy declaración ante la comisión Leveson que investiga el caso del espionaje periodístico en la prensa británica.

En su testimonio, la que fuera directora del sensacionalista "The Sun" y el desaparecido dominical "News of the World" (NoW) dijo que el mensaje que recibió en forma indirecta de Cameron pedía que mantuviera el ánimo tras presentar su renuncia.

Además, la famosa periodista, considerada la mano derecha del magnate de la prensa Rupert Murdoch, aseguró que recibió mensajes similares del Ministerio de Economía, del de Asuntos Exteriores y el de Interior, pero siempre en forma indirecta, en clara referencia a que fueron enviados por un intermediario.

"Recibí mensajes indirectos de algunos políticos, pero no directamente. Eran de varios, algunos conservadores y un par de ellos políticos laboristas", dijo.

Al ser preguntada sobre de qué otros políticos recibió apoyo, Brooks señaló que le llegaron mensajes del ex primer ministro laborista Tony Blair, pero no del sucesor de éste, Gordon Brown.

La comisión Leveson, que preside el juez Brian Leveson, se creó el año pasado por el Gobierno e investiga la ética periodística y la relación entre la prensa y los políticos.

Sobre su relación con Tony Blair, Brooks dijo que le conoció en 1995, después de que fuera elegido líder del Partido Laborista y, a partir de entonces, sus encuentros fueron frecuentes.

Brooks admitió haber estado con Blair en una fiesta de amigos pero dijo no recordar si estaba también Cameron.

Blair y Brooks tuvieron una relación de "amistad" y solían verse de manera formal, informal y en actos sociales, además de hablar con frecuencia por teléfono, admitió en su declaración.

No obstante, puntualizó que nunca recibió un mensaje de texto de Blair.

Brooks dimitió el año pasado de la filial británica del imperio mediático de Rupert Murdoch, News Corporation, tras el escándalo del "NoW", cerrado en julio de 2011 al revelarse que pinchó móviles de ricos y famosos.

Hace dos semanas también prestaron declaración ante la misma comisión Murdoch y su hijo, James, y mañana lo hará Andy Coulson, exdirector del "News of the World".

Brooks -que fue directora del "News of the World" y del diario "The Sun", además de mano derecha de Rupert Murdoch- fue arrestada dos veces por este caso, pero fue puesta en libertad tras ser interrogada por la policía que investiga el escándalo.

Además de ricos y famosos, el periódico intervino teléfonos de miembros de las fuerzas armadas y víctimas del terrorismo.

A raíz del escándalo, las fuerzas del orden llevan a cabo una investigación que tiene el nombre de "Operación Weeting", por la que decenas de empleados del "News of the World" han sido detenidos, así como varios del sensacionalista "The Sun".

Al margen de esta pesquisa sobre las escuchas, la Policía de Londres investiga el caso de los presuntos sobornos de periodistas a la policía a fin de obtener noticias exclusivas.