El presidente de EE.UU., Barack Obama, instó hoy al Congreso a que apruebe medidas que beneficien a familias aún afectadas por la crisis inmobiliaria, al visitar a una pareja en un barrio de clase media en Reno (Nevada).

"Tomará algún tiempo para que la economía se recupere plenamente; más de lo que nosotros quisiéramos. Pero hay muchos pasos que podemos tomar para agilizar esa recuperación ahora mismo", dijo Obama, tras visitar el hogar de la pareja Val y Paul Keller, cuya deuda hipotecaria es mayor al valor de la propiedad.

"Hay cosas que podemos hacer ahora mismo para ayudar a crear empleos y restablecer algo de la seguridad financiera que han perdido demasiadas familias", enfatizó Obama.

Según la Casa Blanca, la pareja Keller se benefició de una orden ejecutiva promulgada por Obama en octubre de 2011 que facilita la financiación de una hipoteca y que ahora les ha ahorra unos 250 dólares al mes.

Las solicitudes para refinanciar una hipoteca se han disparado en un 50 % a nivel nacional desde que Obama firmó la orden ejecutiva. Obama apuesta por el fortalecimiento del mercado inmobiliario para agilizar la recuperación económica.

Nevada, California, Arizona y Florida figuran entre los estados con mayores índices de ejecuciones hipotecarias y son, además, clave de cara a los comicios de noviembre próximo.

El mandatario se quejó de que los republicanos insisten en repetir las fracasadas recetas del pasado, como flexibilizar los reglamentos financieros, y hacer recortes tributarios para los más ricos.

"Ya hemos escuchado esas ideas antes, esa es su agenda económica. Les voy a hacer franco: no la compro. Creo que están equivocados", manifestó Obama, sin mencionar directamente el nombre de Mitt Romney, su eventual rival republicano en los comicios del próximo 6 de noviembre.

Obama reiteró su "lista de tareas" pendientes que el Congreso debe hacer para agilizar la recuperación económica, sobre todo proveer incentivos a pequeñas y grandes empresas que creen empleos en EE.UU.

Otra de las medidas que debe tomar el Congreso, continuó Obama, es "dar a cada propietario de casa responsable la oportunidad de ahorrar un promedio de 3.000 dólares mediante la refinanciación de su hipoteca".

El Congreso aún no ha sometido a votación una medida presentada por Obama a principios de año para reducir las tasas de interés en los préstamos hipotecarios y que está destinada a familias especialmente golpeadas por la crisis.

La medida, sin embargo, conlleva un costo de al menos 5.000 millones de dólares y ambos partidos aún no se ponen de acuerdo sobre cómo financiarla.

Previo a la visita de Obama al hogar de los Keller, el secretario de Vivienda, Shaun Donovan dijo en conferencia telefónica con periodistas que el mandatario quería ofrecer un ejemplo "tangible" de cómo las medidas de refinanciación hipotecarias son "importantes no solo para millones de estadounidenses sino también para nuestra economía". EFE