Marathón y Olimpia comienzan mañana la final del torneo Clausura hondureño con un partido nocturno en San Pedro Sula que tendrá un mano a mano aparte en los banquillos ocupados por Ramón Maradiaga y el argentino Danilo Tosello.

El Marathón, que dirige el hondureño Maradiaga, espera hacer valer su condición de local para salir ventaja a un rival que, además de ser el equipo más popular de Honduras, ha ganado 24 campeonatos desde que se fundó en 1965 la Liga profesional.

El Olimpia, de Tegucigalpa, tiene como estratega al argentino Tosello, otrora jugador del mismo club y al que como técnico hizo campeón del pasado torneo Apertura, en diciembre de 2011.

Mientras Maradiaga tiene el reto de lograr la novena copa para el Marathón, Tosello buscará la número 25 para el Olimpia, con lo que sellaría con broche de oro el centenario de fundación del club, que se cumplirá el 12 de junio.

Los dos equipos tienen un juego vistoso y rápido, aunque en las dos vueltas regulares del campeonato el más contundente fue el Olimpia, que tiene en su línea de ataque al uruguayo Ramiro Bruschi, el brasileño Douglas Caetano, que viene de recuperarse de una lesión, y el hondureño Roger Rojas.

En el Marathón destacan Mitchel Brown y Luis Berríos, quienes han contribuido con sus goles a lograr el pase a la final.

El Marathón, que fue tomado por Maradiaga cuando ya se habían jugado unas cuatro fechas del Clausura, llegó a la final después de superar en la segunda fase al Vida y en la semifinal al Motagua.

El Olimpia, que lideró las dos vueltas regulares, eliminó en la semifinal al Real España.

La final del Clausura hondureño la jugarán los dos equipos más regulares del torneo, aunque el Marathón cayó en un bache al cierre de las dos vueltas y se dejó arrebatar el segundo lugar por el Motagua, del mexicano José Treviño.

El Motagua, que se mantuvo invicto durante 19 partidos, perdió el último ante el Marathón y de paso quedó eliminado de la final.

El partido de vuelta se jugará en Tegucigalpa el 20 de mayo.