América Latina ha podido neutralizar los efectos de la crisis financiera europea y se ha beneficiado como nuevo destino de inversiones ante las dificultades económicas que atraviesa el viejo continente, dijo el vicepresidente para América Latina y el Caribe del Banco Mundial.

"Latinoamérica es uno de los destinos (de las inversiones) y uno de los beneficiarios, sin dudas", aseguró el jueves Hasan Tuluy, en una entrevista con The Associated Press en la que expuso los efectos de la crisis europea en la región.

"Europa puede tomar algunas lecciones de la experiencia latinoamericana ... Latinoamérica ha sido capaz de demostrar que es posible tener políticas macroeconómicas fuertes y estrictas y políticas de distribución y continuar creciendo", expresó el funcionario.

Tuluy, quien nació en Turquía y asumió su puesto como vicepresidente del Banco Mundial en enero, viajó al sur de la Florida para participar el viernes de la Séptima Conferencia Anual de Latinoamérica organizada por el Centro de Política Hemisférica de la Universidad de Miami.

Explicó que el único impacto que tendrá la crisis europea en Latinoamérica será una "leve" desaceleración del crecimiento económico.

"La desaceleración de la economía en Europa ha sido neutralizada, la desaceleración de Estados Unidos ha sido neutralizada, y si se los compara con lo que era antes de la crisis, el descenso de la tasa de crecimiento (en Latinoamérica) ha sido del 4 or 4,1% al 3,5% o 4% solamente", aseveró el funcionario.

Dijo que el año próximo el crecimiento económico podría ascender nuevamente a un 4,2%.

En la última década Latinoamérica ha crecido un 4% en promedio y como resultado 73 millones de personas dejaron de ser pobres, el ingreso per capita promedio subió un 25%; y en algunos de los países, como Panamá, Uruguay, Chile y Perú, el crecimiento por persona ascendió un 40%, de acuerdo con el Banco Mundial.

Tuluy dijo que era optimista sobre el futuro de América Latina y señaló que la economía regional pudo subsistir ilesa a la crisis europea debido, entre otros factores, a la diversificación de sus mercados, que ya no compran exclusivamente productos de los países más industrializados del mundo.

El experto explicó que en la actualidad "un gran porcentaje del comercio de Latinoamérica es con Asia y con China". Así, por ejemplo, indicó que cerca del 40% de las inversiones en Perú son de China.

En el 2011 China invirtió 10.000 millones de dólares en la región.

De acuerdo con la Comisión Económica para América y el Caribe, conocida como CEPAL, la Unión Europea es el principal inversor en la región, con el 39% del total, seguido por Estados Unidos, con el 18%, y Asia y América Latina con el 9%.

En el 2011, la inversión extranjera en América Latina registró un nivel sin precedentes de 153.000 millones de dólares, un 17% más que en el 2010 y casi el doble que en el 2009, según la CEPAL, que ha pronosticado que los montos se mantendrán elevados en el 2012.

Brasil es el país que más se ha beneficiado con esa inversión, seguido por México, Chile y Colombia.

Consultado sobre la posibilidad de que las compañías que invertían en Europa decidan ahora hacerlo en Latinoamérica, Tuluy respondió que "sí, ya lo estamos viendo".

De inmediato explicó que la inversión extranjera directa en la región, ascendió de 40.000 millones de dólares en el 2003 a 140.000 millones de dólares en el 2011; y señaló que los flujos de capitales están llegando a la región porque hay liquidez en el mercado y los inversionistas están buscando un retorno rentable en economías emergentes como las de América Latina.

El funcionario advirtió que este es el momento para que los países latinoamericanos inviertan en productividad, mejoren la logística, la infraestructura y la educación.

Como ejemplos positivos, destacó que Latinoamérica ha sido un líder en la productividad agropecuaria, que ha crecido entre el 1% y el 3%.

"Hay muy buenas lecciones y lo que necesitamos es aplicar esas lecciones en todos los otros sectores", destacó.

___

Gisela Salomón está en Twitter como http://www.twitter.com/giselasalomon