Una jueza federal falló que un volumen sobre la participación de la CIA en la fallida invasión a Bahía de Cochinos en Cuba puede mantenerse en secreto debido a que es un borrador y no un producto terminado.

La CIA dijo en una presentación judicial que el volumen era "una polémica sobre recriminaciones contra funcionarios de la CIA que posteriormente criticaron la operación".

La magistrada Gladys Kessler aceptó los argumentos de la CIA de que el quinto volumen, titulado "Investigaciones Internas de la CIA sobre las Operaciones de Bahía de Cochinos" no fue más allá de la primera etapa de un proceso de revisión múltiple.

El volumen representa la propuesta de un miembro subordinado del personal historiador, que fue rechazada por el principal experto por considerar que tenía deficiencias significativas, según la agencia de inteligencia.

La CIA dijo que el volumen está amparado por el privilegio sobre el proceso deliberativo, una exención en la Ley de Libertad de Información.

El Archivo Nacional de Seguridad, una organización privada que busca transparencia en el gobierno, demandó a la CIA para que se levantara el secreto sobre el documento.

La CIA no tuvo problemas en desclasificar un volumen anterior cuyo autor atacaba al presidente John Kennedy y el secretario de justicia Robert Kennedy, dijo Peter Kornbluth, que dirige el proyecto de documentación sobre Cuba en los Archivos Nacionales de Seguridad.

"Al parecer, la CIA no ve ningún problema en que el público estadounidense lea 'una polémica de recriminaciones' contra la Casa Blanca", dijo Kornbluth.

En su decisión del jueves, la jueza dijo que un borrador sobre historia arriesgaría a difundir públicamente información histórica no verídica.

Kessler también citó los argumentos del historiador principal de la CIA de que su revelación tendría un efecto restrictivo sobre los historiadores actuales de la agencia, que se verían inhibidos de intentar interpretaciones originales, heterodoxas o impopulares en un borrador, argumentó la agencia.