Una demanda contra Beyonce presentada por una compañía de videojuegos puede ir a juicio.

La decisión la tomó el juez de Manhattan Charles Ramos.

La compañía, Gate Five, alega que la superestrella se retractó de un acuerdo por 20 millones de dólares para un juego llamado "Starpower: Beyonce".

Los abogados de la cantante ganadora del Grammy sostienen que su clienta tenía derecho a optar por no cumplir el acuerdo porque Gate Five no tenía sus finanzas en orden.

Pero la compañía dice que Beyonce sabía que estaba lista para firmar un contrato con su financista el 6 de diciembre del 2010 cuando se retiró tres días antes.

Según el New York Post, el juez dijo que Beyonce debió haberle dado a la compañía previo aviso.

Sus abogados se negaron a comentar.