International Airlines Group (IAG), sociedad resultante de la fusión de Iberia y British Airways (BA), perdió 146 millones de euros en el primer trimestre, frente a un beneficio neto de 33 millones en el mismo período del año pasado.

Los ingresos totales registrados entre enero y marzo de 2012 aumentaron un 7,8 %, hasta los 3.919 millones de euros, y los ingresos unitarios de pasaje ascendieron un 8,5 %, con un incremento de la capacidad del 0,6 %, comunicó hoy el grupo a la Comisión Nacional del Mercado de Valores.

A pesar de ello, el grupo registró una pérdida de las operaciones de 249 millones de euros antes de partidas excepcionales, lo que IAG atribuye principalmente a un aumento de 281 millones o 24,9 % de los costes del combustible, impulsados por el alza de los precios, el menor impacto de las coberturas de fuel y los costes de derechos de emisión.