Al menos 1.500 aves marinas fueron halladas hoy muertas en una playa de la costa central de Chile que, según las primeras hipótesis, se habrían ahogado al enredarse en las redes de pescadores de la zona, según dijeron fuentes del Museo de Ciencias Naturales de San Antonio.

Entre las especies encontradas a lo largo de cinco kilómetros de la playa de Santo Domingo, a 117 kilómetros al suroeste de Santiago, figuran aves silvestres como farderas grises, pelícanos y piqueros.

Según los primeros análisis anatómicos realizados por biólogos del museo, antes de su muerte, las aves se estaban alimentando de anchovetas y tanto sus alas como sus extremidades muestran hematomas, así como evidencias de dislocación.

Esto demostraría que las aves se quedaron atrapadas mientras intentaban abastecerse de los peces capturados por las redes de los pescadores de la zona, que durante la última semana han iniciado la temporada de pesca de anchovetas y sardinas, explicó a Efe el director del Museo de Historia Natural y experto en fauna, José Luis Britos.

"Cuando los peces saltan para intentar salir de la red, las aves se sienten atraídas por el alimento y se lanzan sobre la bolsa que los pescadores están cerrando. Es ahí cuando quedan atrapadas y entonces se ahogan", relata Britos.

Así, para evitar que el número de casos aumente, el director del museo reclamó a los pescadores de la zona que intenten sacar las aves de las redes para impedir que se ahoguen.

"No es culpa de los pescadores, pero hay que hacer algo. No podemos permitir que esto siga ocurriendo, por eso pedimos a los pescadores que hagan un esfuerzo y saquen las aves de la red para que no se ahoguen", reclamó.

Ante lo ocurrido, personal del Servicio Agrícola y Ganadero se reunió esta mañana para evaluar las causa exactas de las muertes y evitar que el número de aves fallecidas aumente, informaron a Efe fuentes del Gobierno de Chile.