La jefa de la oficina antidrogas en Perú admitió el viernes que la presencia de Sendero Luminoso en regiones de su territorio representa un obstáculo importante para cumplir un plan antidrogas anunciado en marzo que busca reducir la producción de coca en 30% para 2016.

La jefa de la Comisión Nacional para el Desarrollo y Vida sin Drogas, Carmen Masías, dijo al ofrecer una conferencia en el centro de estudios CSIS que los senderistas "no creo que estén dominando, sino que están todavía ahí. La lucha en el Vrae es una lucha muy específica y muy difícil además por el territorio", usando las siglas que denotan al Valle del Río Apurímac y Ene en la región del Ayacucho.

"Ultimamente hemos tenido algunas bajas. La capitana Nancy Flores, que nos llevó a la embajadora norteamericana (Rose Links) y a mí por la zona fue asesinada pocos días después", señaló Masías sobre una visita reciente al Vrae. "Es algo que tenemos todavía que luchar con ello, pero con mucha esperanza y con mucho optimismo".

La funcionaria indicó que el enfoque del gobierno peruano para controlar plenamente esos territorios "está enfocado no solamente en los aspectos represivos, sino en aspectos sobretodo de inclusión y desarrollo" y denunció que Sendero Luminoso incurre en crimen de lesa humanidad al captar como sicarios a niños de ocho y nueve años de edad.

Las autoridades peruanas aseguran que Sendero Luminoso cuenta con menos de 500 efectivos bajo la dirección de Víctor Quispe Palomino, un ex maestro rural que milita en la organización desde la década de 1980, que luego de la captura del líder máximo Abimael Guzmán en 1992 renegó de su jefe y se fue abriendo camino solo, continuando la lucha armada en el VRAE.

Según las autoridades. extorsiona, cobra cupos a narcos y les da seguridad en el transporte de droga hacia la costa del Pacífico. EEUU ofrece 5 millones de dólares por su captura desde 2010 y lo considera narcotraficante.

"El senderismo está siendo absolutamente financiado por los narcotraficantes y lo más terrible es que está captando niños, de nuevo y ocho años. Tengo nietos de nueve y 11 años, y realmente veo con horror. Es una de las razones por las que sirvo al país. Creo que es algo inconcebible, es un crimen de lesa humanidad", señaló Masías, al culminar una visita oficial de cuatro días a la capital estadounidense.

La prensa peruana ha presentado casos de hijos de mujeres senderistas que desde niños son adiestrados y colaboran con el grupo armado y también otro caso de un niño y una niña que aparentemente habían sido secuestrados y las autoridades dijeron haber rescatado de un campamento del grupo.

Al presentar en marzo el plan denominado "Estrategia Nacional de Lucha contra las Drogas 2012-2016", el gobierno del presidente Ollanta Humala dijo que su principal objetivo es la reducción de la producción de coca ilegal en 30% en los próximos años y para ello establece como meta la erradicación de 14.000 hectáreas de cultivos de hoja de coca en 2012, 18.000 en 2013; 22.000 en 2014; 26.000 en 2015 y 30.000 hectáreas en 2016.

El plan antidrogas peruano establece cuatro ejes estratégicos para lograr su meta de reducir sustancialmente el tráfico ilícito de drogas: desarrollo alternativo integral y sostenible; interdicción y sanción; prevención y rehabilitación del consumo de drogas y compromiso Global con enfoque transversal.

Tras reunirse esta semana con la subsecretaria de Estado para Democracia María Otero y el director de la Oficina de Política de Control de Drogas de Estados Unidos Gil Kerlikowske, Masías dijo que los funcionarios estadounidenses "consideran que este momento es crucial para Perú, por lo que no debemos tender a disminuir la cooperación, sino por el contrario a incrementarla".

En octubre, el jefe de espionaje de la Dirección Estadounidense Antidroga (DEA) Rodney Benson dijo que Perú se encuentra en un "momento crítico" de sus esfuerzos antinarcóticos al sobrepasar por primera vez en una década a Colombia en cuanto a la producción potencial de cocaína pura.

Atribuyó el incremento de producción potencial de cocaína en Perú a 325 toneladas métricas al control que Sendero Luminoso ejerce sobre el 45% de los cultivos de coca y a la presencia cada vez más notable de los carteles mexicanos.

Perú es el segundo país con mayor extensión de cultivos de hoja de coca en el mundo después de Colombia con 61.200 hectáreas. Su vecino del norte posee 62.000 hectáreas, según la Oficina de Naciones Unidas contra las Drogas y el Crimen.

Pero mientras en Colombia la superficie cultivada de hoja de coca ha ido disminuyendo en los últimos años, en Perú se ha observado la tendencia inversa.

En 2011, las autoridades se incautaron de 3,5 toneladas de cocaína y 10,4 toneladas de pasta base de cocaína; en 2010, de 21,5 toneladas de cocaína y 24,4 de pasta base, según la fiscalía peruana.

"La cooperación (bilateral) ha disminuido, pero la idea de mi visita es la de reforzar los lazos de cooperación más que con dinero, pensando en planes conjuntos y hojas de ruta para compartir en soberanía", dijo Masías. "Mi visita fue muy fructífera, hay conciencia en todos los sectores de que hay que trabajar globalmente. Ahora viene el seguimiento, que siempre es lo más difícil".

__

Luis Alonso Lugo está en Twitter como www.twitter.com/luisalonsolugo

__

El periodista de The Associated Press Franklin Briceño contribuyó con este despacho desde Lima.