El primer ministro luso, Pedro Passos Coelho, instó hoy a los portugueses a no considerar "negativo" el desempleo, que se ha disparado en el país por la crisis económica, y verlo como "una oportunidad para cambiar de vida".

Al intervenir en un acto sobre innovación y emprendedores, el líder conservador de Portugal, en el poder desde hace un año, exaltó la "cultura del riesgo" y criticó que en su país haya aversión hacia ella, y los jóvenes licenciados prefieran ser trabajadores por cuenta ajena que emprendedores.

Portugal, que pidió hace un año el rescate financiero y vive bajo las duras medidas de austeridad exigidas por la ayuda internacional, tiene un desempleo cercano al 15 por ciento, que se ha duplicado en poco más de tres años y que en el caso de los jóvenes dobla ese porcentaje.

Pero Passos Coelho afirmó que "estar desempleado no puede ser, para mucha gente, como es aún hoy en Portugal, una señal negativa; renunciar o ser despedido no tiene que ser un estigma, tiene que representar también una oportunidad para cambiar de vida".

El primer ministro exhortó a sus conciudadanos a adoptar "un mayor dinamismo y una cultura de riesgo y de mayor responsabilidad, tanto entre los jóvenes como en la población en general".

También señaló que "es preferible tener trabajo, aunque sea precario, que no tenerlo, y trabajar más, que no trabajar".

El jefe del Ejecutivo portugués ha adoptado en el último año duras medidas de austeridad, entre ellas la eliminación de las dos pagas extra de los funcionarios, así como una reducción de festivos y vacaciones con aumento de los impuestos al salario de todos los trabajadores.

Además de los graves problemas financieros que aquejan a la economía lusa, la reducción del gasto público ha complicado la recesión que sufre el país, cuyo Producto Interior Bruto caerá este año, según las previsiones oficiales, un 3,3 por ciento.