El Departamento de Defensa de Estados Unidos se ha asociado con las empresas privadas que trabajan en el sector de la defensa para proteger sus redes de posibles ciberataques, informó hoy el Pentágono.

Tras un programa piloto de cuatro años en el que participaron 37 compañías, el Departamento de Defensa ha ofrecido la posibilidad a cientos de empresas que se dedican a la seguridad de intercambiar información para mejorar la protección de sus redes.

"Se trata del primer modelo en el mundo en el que el Gobierno trabaja con el sector privado de una manera muy activa", señaló el subsecretario adjunto de Defensa para políticas que afecten a la seguridad en Internet, Eric Rosenbach, en un comunicado.

Las compañías comparten voluntariamente información de los ataques que han sufrido sus equipos informáticos para analizar las "ciberseñales" que hayan dejado los atacantes con el fin de que tanto el Gobierno como otras compañías del sector puedan interceptar futuros ataques.

El objetivo es proteger las redes de las empresas que manejan información sensible en el sector de la defensa, ya que algunas de ellas almacenan en sus redes privadas información sobre programas del Pentágono.

La expansión del intercambio voluntario de información entre el Departamento de Defensa y las compañías es "un importante paso adelante en nuestra capacidad para ponernos al día con las amenazas informáticas generalizadas", indicó, por su parte, el subsecretario de Defensa de EE.UU., Ashton Carter.