Los bancos españoles deberán movilizar 30.000 millones de euros adicionales para cumplir con la nueva exigencia de provisiones aprobada hoy por el Gobierno, anunció el ministro de Economía, Luis de Guindos.

El Ejecutivo que preside Mariano Rajoy dio luz verde a la segunda reforma del sector financiero que lleva a cabo desde su llegada al poder en diciembre de 2011 y que exige "un esfuerzo adicional" de provisiones a la banca para respaldar los créditos ligados al sector inmobiliario, que se suma a los 54.000 millones incluidos en la anterior, aprobada en febrero.

Los bancos estarán obligados a traspasar antes de acabe 2012 todos sus activos inmobiliarios problemáticos -calculados en unos 180.000 millones de euros- a unas sociedades especializadas, explicó el responsable de Economía.

Con las nuevas provisiones exigidas, la banca española deberá destinar 84.000 millones de euros para sanear los créditos a la promoción inmobiliaria, que sumaba a finales de 2011 un total de 310.000 millones de euros.

De esta cifra, unos 123.000 millones son considerados no problemáticos, aunque se cree necesario aumentar los saneamientos para disipar las "dudas sobre la rentabilidad y la solvencia de las instituciones bancarias", señaló el ministro.

Para las entidades que no puedan afrontar los nuevos requerimientos se prevé que el Estado, a través del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), pueda inyectar capital mediante la compra de acciones o a través de la compra de títulos convertibles.

El responsable económico subrayó que ello "no supone la concesión de ayudas públicas". La devolución de los fondos exigirá el pago de un interés del 10 % anual.

Los bancos tendrán de plazo hasta el 30 de junio para presentar planes de nuevas fusiones.

Tanto el ministro como la vicepresidenta reiteraron hoy el compromiso de España con el cumplimiento del objetivo de déficit público para este año, el 5,3 % del PIB, y del 3 % para 2013.

La Comisión Europea desveló hoy sus previsiones económicas, en las que calcula que el déficit de las administraciones públicas españolas llegará al 6,4 % del PIB en 2012 y del 6,3 % en 2013.

"España afronta uno de los momentos más difíciles de su historia" que hace necesario adoptar medidas para volver a crecer y crear empleo, afirmó la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría.

Para disipar cualquier duda sobre el sistema financiero español, el Gobierno encomendará a dos entidades "independientes" una evaluación de los activos de los bancos, señaló la vicepresidenta.

Según el ministro de Economía, se les encargará que "hagan una valoración general de la cartera crediticia de los bancos".