El Gobierno argentino endureció los controles para la compra de dólares, con lo que se multiplicaron los rechazos a las solicitudes en bancos y casas de cambio, en el marco de las medidas del Ejecutivo para evitar la fuga de divisas.

Fuentes del sector cambiario consultadas por Efe admitieron hoy que se registraron "complicaciones" para la adquisición de divisas, aunque evitaron entrar en detalles.

Según la prensa bonaerense, agentes del Fisco recorrieron este jueves casas de cambio del centro de Buenos Aires para fiscalizar las transacciones.

Mientras, el sistema establecido por el Gobierno para autorizar cada operación de compra de divisas rechazó buena parte de las solicitudes registradas en bancos y casas de cambio.

"Sólo pudieron comprar dólares menos del 2 por ciento de los que hoy (por ayer) lo intentaron, y por montos que no superaban los 300 dólares por persona", dijo el titular de una mesa de cambios al diario Clarín.

El Gobierno de Cristina Fernández ha dictado desde octubre pasado una serie de medidas para restringir la compra de dólares y evitar la fuga de divisas.

Desde entonces, la adquisición de divisas debe ser validada por el Fisco, que tiene en cuenta la capacidad de compra demostrada por cada inversor.

El pasado 3 de abril, el Banco Central de Argentina dispuso que las extracciones "de moneda extranjera con el uso de tarjetas de débito locales desde cajeros automáticos ubicados en el exterior deberán ser efectuados con débito a cuentas locales del cliente en moneda extranjera".

Según datos del Banco Central, la salida de capitales de Argentina ascendió a 21.504 millones de dólares en 2011, un 88 por ciento más que en 2010.