El colombiano Salvatore Mancuso, antiguo alto mando paramilitar y actualmente extraditado en Estados Unidos, reveló hoy que él y su disuelta organización Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) apoyaron y financiaron la reelección en 2006 del ahora expresidente derechista Álvaro Uribe.

"Yo apoyé la reelección del presidente Uribe, tanto con el aporte que hicimos en las comunidades como con dinero", confesó Mancuso durante una entrevista con la cadena Caracol Radio desde la prisión de Warsaw (Virginia) en la que está recluido.

El exjefe máximo de las AUC precisó que la aportación económica se le entregó a un comandante paramilitar que identificó con el alias de "Andrés".

El dinero era para que se "contratara autobuses, para que hiciera propaganda, para la alimentación, para todas estas cosas en la campaña del presidente Uribe", precisó Mancuso, quien luego puntualizó sobre la financiación: "Por supuesto que lo hicimos".

Uribe fue reelegido en 2006 en virtud de una enmienda a la Constitución colombiana, con el respaldo de la colación mayoritaria oficialista en el Congreso, ya que anteriormente prohibía a cualquier jefe de Estado concurrir a un segundo mandato.

Mancuso dijo que él ya había admitido su apoyo y el de las AUC a la reelección de Uribe en diferentes declaraciones a las autoridades judiciales desde 2007.

En la misma entrevista, el exparamilitar admitió que también mantuvo reuniones con Uribe, pero declinó precisar fechas y lugares.

"Son temas que prefiero no abordarlos (...). Yo prefiero guardar silencio", enfatizó Mancuso, ganadero de ascendencia italiana que llegó a compartir la jefatura máxima de las AUC con los hermanos Carlos y Vicente Castaño, asesinados por rivales.

Las AUC se disolvieron a mediados de 2006 dentro de un proceso de paz con el Ejecutivo de Uribe.

El diálogo llevó al desarme gradual de más de 31.000 miembros de esa organización, que se había constituido en los años ochenta con el objetivo de luchar contra las guerrillas, pero derivó en una mafia del narcotráfico y en un grupo criminal que practicó en numerosas masacres y asesinó a miles de colombianos.

Mancuso y otros doce antiguos jefes de las AUC fueron extraditados en mayo de 2008 a Estados Unidos, cuyas autoridades los procesaron por narcotráfico, lavado de activos y financiación al terrorismo.