La contienda electoral en el condado Travis, donde se sitúa Austin, la capital de Texas, ha tomado relevancia en las últimas semanas debido a críticas al programa Comunidades Seguras, que agiliza la deportación de indocumentados bajo custodia policial.

De acuerdo a John Sisson, exteniente con el Departamento de Policía de Austin y actual candidato al puesto de alguacil en Travis por el Partido Demócrata, la efectividad de Comunidades Seguras está en entredicho porque afecta principalmente a la comunidad inmigrante de origen hispano.

"Lo que ha ocurrido, y sigue ocurriendo, es que se pretende utilizar una herramienta que fue diseñada para detener y luego deportar a indocumentados que han cometido un delito grave, o son reincidentes criminales, pero esa depuración no se está haciendo conforme lo dicta la ley", acusó Sisson en entrevista con Efe.

"Es inhumano lo que está pasando. Nadie en Austin y en sus alrededores debe conducir un vehículo bajo el temor de ser encarcelado o deportado por una simple violación de tránsito", agregó Sisson, declarado abiertamente homosexual.

Pero el actual alguacil Greg Hamilton, afroamericano, que aspira a un tercer periodo, ha mantenido en declaraciones a la prensa que su labor en materia migratoria ha sido seguir el curso de los reglamentos existentes y entregar a los detenidos a la dependencia encargada, en este caso, la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE).

"Mantenemos al sospechoso 48 horas, tiempo límite para que ICE haga sus investigaciones y determine el futuro de cada uno de los detenidos a través de los mecanismos migratorios que ellos disponen y cumplen", dijo Hamilton en un comunicado de prensa.

Sin embargo, Sisson cree que el precedente que el alguacil Hamilton ha generado, colocar al condado Travis a la cabeza a nivel nacional en materia de detenciones y deportaciones de indocumentados sin antecedentes penales, debe ser investigado cuanto antes.

De acuerdo con datos proporcionados por ICE, de junio de 2009 a septiembre de 2011, el condado Travis tramitó 80.731 procesos de huellas dactilares de los cuales 2.269 inmigrantes fueron deportados.

De ese número, más de 900 extranjeros fueron clasificados en el llamado nivel tres, lo que equivale a estar acusado o detenido por una infracción de tránsito o un delito menor. Sólo había 420 detenidos clasificados en el nivel uno (altamente peligrosos) y 437 en el nivel dos (por acumulación de delitos menores).

Para Thomas Esparza Jr., abogado especialista en inmigración, hay varios elementos que colocan a Hamilton en una situación incómoda con respecto a su manejo del programa Comunidades Seguras, como la promesa de perseguir únicamente a delincuentes con delitos mayores.

"Comunidades Seguras es un buen programa, pero cuando lo usas para castigar a los que no merecen estar en este país por su pasado criminal. Pero los números de detenidos y deportados por violaciones sencillas no ayudan a Hamilton, más bien lo condena", expresó Esparza a Efe.

"Y el otro dato en su contra es que en el condado Bexar (contiguo a Travis y donde se ubica San Antonio), donde hay más hispanos que en Travis, han sido menos, mucho menos, las deportaciones de inmigrantes indocumentados por delitos menores", añadió el abogado.

En el condado Bexar (con una población total que supera 1.750.000 personas y de los cuales el 58 % es de origen hispano) se efectuaron más de 105.000 trámites de huellas dactilares y sólo deportaron a 1.479 inmigrantes entre 2009 y 2011.

En el condado Travis hay poco más de 1.024.000 personas y sólo el 33,5 % es de origen hispano.

El programa Comunidades Seguras se encuentra en vigor en 2,730 jurisdicciones, o aproximadamente el 86 % de las jurisdicciones en el país.

Las primarias en Texas se deciden este 29 de mayo. El ganador entre Hamilton y Sisson deberá enfrentarse en noviembre al republicano Raymond Frank (también exalguacil del condado Travis de 1973 a 1980), quien no cuenta con oponente de su propio partido.EFE