El Tribunal Administrativo Migratorio de Costa Rica negó hoy una petición de refugio presentada por el cubano Enrique Arias, que tiene 50 días varado en el aeropuerto Juan Santamaría, aunque aclaró que tampoco puede ser enviado a Cuba.

Una vocera de la Dirección de Migración confirmó a Acan-Efe que el tribunal resolvió que el isleño, de 27 años, no puede ingresar al país y que ahora esta dependencia deberá determinar el futuro del extranjero.

Una opción es que Arias sea devuelto a Panamá, desde donde llegó a la terminal aérea cuando intentaba viajar hacia México con un pasaporte falso de Costa Rica.

No obstante, podría buscarse un tercer país que lo reciba, pues como Arias asegura que en Cuba su vida corre peligro, el tribunal decidió que no puede ser enviado a la isla

Arias explicó a medios locales que huyó de Cuba porque su vida empezó a correr peligro luego de que el Gobierno descubriera que él forma parte de un movimiento social que tiene pruebas sobre torturas y violaciones a derechos humanos en la isla.

Las autoridades costarricenses deberán tomar una decisión sobre el traslado de Arias en las próximas horas o días, pues el cubano no puede permanecer en territorio costarricense.

La Defensoría de los Habitantes de Costa Rica intercedió esta semana ante la Dirección Migración para que resolviera la situación de Arias, que presenta un cuadro depresivo.

Según la Defensoría, los más de 50 días de confinamiento del cubano en el Juan Santamaría, el principal aeropuerto internacional de Costa Rica, violaron las normas de trato humanitario a los migrantes.

Arias salió irregularmente de su país hacia Panamá y de allí pensaba viajar a México, pero las autoridades detectaron que llevaba un pasaporte falso de Costa Rica, por lo que decidió pedir refugio en el país.

Su primera petición fue denegada, por lo que el cubano presentó una apelación, recurso que fue resuelto negativamente hoy por el tribunal migratorio.

Las autoridades de migración han reportado en los últimos meses un gran incremento en la llegada de cubanos a Costa Rica por la frontera con Panamá, muchos de los cuales terminan pidiendo refugio en el país.

Según cifras oficiales, en Costa Rica viven unas 12.000 personas en condición de refugiados, la gran mayoría de origen colombiano, aunque también hay cubanos, salvadoreños y de otras nacionalidades. ACAN-EFE