Las autoridades de presidios de Guatemala trasladaron hoy a otra cárcel de máxima seguridad al costarricense Alejandro Jiménez, procesado por la muerte del cantautor argentino Facundo Cabral, por temor a que fuera víctima de un atentado, informaron fuentes oficiales.

Un portavoz del Juzgado Quinto Penal, que conoce el proceso en contra de Jiménez, alías "El Palidejo", dijo a los periodistas que el reo fue trasladado "bajo fuertes medidas de seguridad" de la prisión de Fraijanes I, a la de Fraijanes II, ambas "de máxima seguridad".

La fuente dijo que las autoridades detectaron "un plan para asesinar" a Jiménez, pero no precisó detalles sobre el supuesto atento ni el origen de la información.

"El Palidejo" llegó el pasado 14 de marzo procedente de Colombia, donde fue detenido, y tras ser informado de los cargos que le imputa la Justicia guatemalteca fue recluido en una celda unipersonal de Fraijanes I, donde era vigilado las 24 horas según se informó entonces.

Jiménez, señalado como el autor intelectual del ataque armado en el que murió Cabral el pasado 9 de julio en Guatemala, es acusado por la Fiscalía de los delitos de asesinato, asesinato en grado de tentativa y asociaciones ilícitas.

Según la investigación fiscal, el ataque iba dirigido contra el empresario nicaragüense Henry Fariña, quien llevaba en su automóvil hacia el aeropuerto de Ciudad de Guatemala al trovador argentino.

Fariña permanece detenido en Nicaragua desde el 30 de marzo y enfrenta un proceso por los delitos de crimen organizado, tráfico internacional de drogas y lavado de dinero.

Por el crimen de Cabral, además de Jiménez, están detenidos los guatemaltecos Wilfred Stokes Arndol, Elgin Vargas Hernández y Juan Hernández Sánchez, pero aún se desconoce cuándo se iniciará el juicio en contra de ellos.