Profundamente divididos sobre la conveniencia de las medidas de austeridad impuestas a la nación, los políticos fracasaron el viernes en las negociaciones para formar un nuevo gobierno, con lo que queda sólo una reunión con el presidente antes de programar nuevos comicios para junio.

El líder del partido socialista y ex ministro de finanzas Evangelos Venizelos, el tercer dirigente que fracasó esta semana en la misión, dijo que devolvería el mandato al presidente el sábado. Luego, el presidente convocará a un encuentro con todos los líderes partidistas, en un último intento por formar una coalición.

Grecia se ha sumido en el caos político desde que los comicios del domingo no dieron a partido alguno los escaños suficientes en el parlamento para formar gobierno. Los votantes, furiosos por dos años de severas medidas de austeridad, adoptadas a cambio de los rescates internacionales por 240.000 millones de euros (310.000 millones de dólares), rechazaron a los dos partidos otrora dominantes en Grecia, el socialista PASOK y el conservador Nueva Democracia, y optaron por múltiples organizaciones más pequeñas de derecha y de izquierda.

El resultado fue un Parlamento ahorcado, sin un partido capaz de crear un gobierno.

A menos que se logre un acuerdo, el país sostendrá nuevas elecciones el mes próximo. La inestabilidad política ha alarmado a los acreedores europeos de Grecia, que consideran amenazado el paquete de rescate financiero internacional para la nación y la posibilidad de que ésta continúe en la eurozona.

Las esperanzas de un acuerdo entre el ganador de la elección Nueva Democracia y el tercer lugar PASOK con el pequeño partido Izquierda Democrática de Fotis Kouvelis sufrieron un revés cuando Kouvelis insistió en que él no podría formar parte de un gobierno conformado sólo por conservadores y socialistas.

Kouvelis insistió en que cualquier alianza debe incluir a Alexis Tsipras, cuya Coalición de Izquierda Radical o Syriza obtuvo el segundo lugar en los comicios.

Syriza, que se opone al rescate financiero, ganó 16,78% de los votos y 52 escaños en el Parlamento de 300 integrantes.

Hasta ahora, Tsipras se ha negado a incorporarse a un gobierno que no rechace los términos de las medidas de austeridad que se contemplan en el rescate financiero de Grecia, al argumentar que los recortes de gasto y de impuestos destruyen las posibilidades de que la nación se recupere de su profunda crisis financiera.

"Resulta claro, a partir de su reacción que desde el primer momento, que Syriza deseaba elecciones", dijo Kouvelis a sus delegados en un discurso el viernes. "Y sin Syriza, un gobierno no puede crearse en armonía con la voluntad del pueblo, representando la fortaleza de cada partido político".

"Dejamos en claro nuestra postura. No formaremos parte de un gobierno con (sólo) Nueva Democracia y PASOK", agregó.

____

Derek Gatopoulos contribuyó desde Atenas.