Una súbita pérdida de 2.000 millones de dólares por una división del banco JPMorgan Chase hizo resurgir el viernes los pedidos de mayores normas reguladoras en el sector bancario.

Las acciones del banco, el mayor de Estados Unidos, perdieron un 8% de su valor en Wall Street, y otros bancos estadounidenses y británicos cayeron igualmente, aunque no tanto.

JPMorgan Chase anunció el jueves por la tarde que perdió dinero en transacciones de activos diseñadas para regentar el riesgo que corre con su propio dinero. Su director general Jamie Dimon dijo que esa estrategia bancaria fue "indignante" y pobremente vigilada.

El anunció, que sorprendió a los analistas, reanimó con premura el debate sobre si los bancos pueden manejar su propio riesgo de forma responsable en la era en que se los considera "demasiado grandes para quebrar".

"El argumento de que las instituciones financieras no necesitan nuevas normas para ayudarles a evitar las acciones irresponsables que condujeron a la crisis del 2008 es ahora por lo menos 2.000 millones de veces más difícil de sustentar", dijo el legislador federal demócrata Barney Frank.

Frank, ex presidente de la Comisión Financiera de la Cámara de Representantes a punto de retirarse, dijo que lo sucedido contradice el argumento de JPMorgan de "culpar el exceso regulador por los apuros que pasan las instituciones financieras".

Dimon ha sido uno de los detractores más consecuentes en Wall Street de las normas para regular más aún el sector financiero.

Cliff Rossi, ex directivo en el manejo de riesgos de Citigroup, Countrywide y otras grandes empresas financieras, dijo que no le satisfacen las medidas adoptadas por Washington.

Agregó que las pérdidas de JPMorgan indican que el mercado de derivados, complejos instrumentos financieros, es demasiado opaco. Indicó además que la pérdida demuestra que bancos como JPMorgan son demasiado grandes para ser regentados con efectividad.

"Esto sólo indica que distamos mucho, mucho de aceptar el concepto de demasiado grande para quebrar", dijo Rossi, profesor de economía de la Universidad de Maryland.

"En realidad es algo peor que los problemas de Citigroup" en el 2008, agregó, "porque JPMorgan es reconocida como una de las instituciones (crediticias) mejor regentadas".

En Nueva York, las acciones de JPMorgan fueron las más castigadas, seguidas por Citigroup, un 4%, Goldman Sachs y Morgan Stanley cada una de las cuales bajó un 2%.

___

El redactor financiero de AP Pallavi Gogoi contribuyó a este artículo.

Daniel Wagner en Twitter: www.twitter.com/wagnerreports.