Los islamistas sufrieron una sorpresiva derrota en las elecciones parlamentarias de Argelia el viernes, a contracorriente de la tendencia que los ha llevado al poder en el norte de Africa desde la primavera árabe.

La "Alianza Verde", que agrupa a tres partidos islamistas, declaró que hubo fraude en los comicios, en un *país que ha conocido décadas de violencia entre los grupos islamistas radicales y la policía.

Se preveía un buen resultado para la Alianza Verde, pero el ganador fue el oficialista Frente de Liberación Nacional, que ha gobernado el país durante la mayor parte de su historia desde que se independizó de Francia.

El FLN ganó 220 de las 462 bancas en el parlamento, en tanto un partido aliado ganó otras 68 para darle una mayoría importante.

La alianza islamista, cuyo bloque se redujo a 48 bancas, dijo que los resultados eran drásticamente distintos de los que vieron sus observadores en los centros de votación.

"Nos sorprenden estos resultados, que son ilógicos, irracionales e inaceptables", dijo furioso Abou Djara Soltani, dirigente del partido mayor de la alianza, quien los atribuyó a "quienes quieren regresar al régimen unipartidista".

Soltani dijo a la prensa que la alianza discutirá si se retiran del parlamento, pero que probablemente buscarán alianzas con pequeños bloques de izquierda y liberales.

"Estos resultados harán retroceder la primavera argeelina", aseveró.