Es bastante común que los organismos policiales llamen a la Patrulla de Fronteras si detienen a una persona que solo habla español.

Pero los agentes de ese organismo no se limitan a hacer de intérpretes, según agrupaciones que defienden los derechos de los inmigrantes sin papeles. A menudo interrogan a las personas y las arrestan si están en el país ilegalmente.

"Esto constituye discriminación porque los organismos policiales se concentran solo en ciertos miembros de la comunidad", sostuvo Jorge Barón, director ejecutivo del Northwest Immigrant Rights Project (NWIRP), una organización que ofrece asistencia legal.

El Proyecto le envió una carta al Departamento de Justicia y Seguridad Nacional en la que detalla esta inquietud y otras actitudes que según ellos violan los derechos civiles. Se hace hincapié en un video filmado por la cámara de un patrullero en el que un agente usa un término despectivo para aludir a inmigrantes sin papeles.

Shawn P. Moran, vicepresidente del Consejo Nacional de la Patrulla de Fronteras, dice que los agentes de ese cuerpo no se enfocan en ningún tipo especial de personas, sino en cualquiera que viola las leyes de inmigración.

"Detenemos gente de todo el mundo. No solo mexicanos. Si tienes un status irregular y estás aquí ilegalmente, te arrestaremos y te sacaremos del país", sostuvo.

El uso de los agentes de la Patrulla de Fronteras como intérpretes es uno de varios asuntos controversiales en torno a ese organismo que afrontan estados fronterizos del norte como Washington.

La Unión de Libertades Civiles (ACLU, por sus siglas en inglés) y el NWIRP radicaron una demanda mediante la cual intentan impedir que los agentes de la Patrulla de Fronteras hagan cosas como detener a alguien por alguna infracción de tráfico en Olympic Peninsula, aduciendo que paran a las personas por su aspecto físico, no porque sospechen que han cometido alguna irregularidad.

Luego de los ataques del 11 de septiembre del 2001, el presidente George W. Bush hijo ordenó reforzar la presencia de la Patrulla de Fronteras en la frontera con Canadá, que tiene una extensión que es el doble de la de México. La Patrulla tiene hoy 2.200 agentes en la frontera norte, comparado con los 1.100 con que contaba en el 2007.

Con el tiempo, los agentes comenzaron a emplear prácticas comunes en la frontera sur, incluidos controles de vehículos en las carreteras, lo que causó malestar en la población.

Las tensiones se acentuaron el año pasado, cuando un trabajador forestal mexicano se ahogó mientras era perseguido a pie por un agente de la Patrulla de Fronteras. El hombre se había arrojado a las aguas frígidas de un río para escaparle al agente. Su cadáver fue hallado tres semanas después, enredado entre unas malezas. También el año pasado, un agente de la Patrulla de Fronteras destacado en Port Angeles declaró en Washington D.C. que los agentes no tienen nada que hacer allí.

Moran dijo que la detención de vehículos "es una de nuestras funciones básicas".

"Es una de nuestras principales formas de pillar terroristas, extranjeros sin papeles y traficantes de drogas", declaró el funcionario desde su despacho en San Diego.

Agregó que las campañas contra la Patrulla están minando la moral de los agentes.

A menudo los organismos policiales de ciudades y condados próximos a la frontera norte no tienen gente que hable español y acuden a servicios de traducción telefónica, a familiares, conocidos o, en algunos casos, le piden ayuda a agentes de la Patrulla de Fronteras que hablan español.

"El asunto es, cuando se necesita un intérprete, tratar de conseguir alguien competente, que esté cerca y disponible", expresó Bob Calkins, de la Patrulla Estatal.

La carta de NWIRP detalla seis casos en los que se llamó a agentes de la Patrulla de Fronteras para que hiciesen de intérpretes y que generaron procesos de deportación de personas.

En uno de esos casos, una agente de la Patrulla Estatal de Bellingham pidió ayuda porque no se podía comunicar con el conductor mexicano de un vehículo que había detenido por manejar a una velocidad excesiva. El agente comprobó que el individuo tenía una orden de arresto por conducir sin licencia. El agente de la Patrulla de Fronteras se presentó e interrogó a los ocupantes del vehículo. El episodio fue filmado por una cámara del patrullero y el video llegó a manos de los abogados del mexicano.

En él, un individuo identificado como el agente de la Patrulla de Fronteras dice que los detenidos "son todos mojados (wet)". El término es una abreviación de "wetback", que literalmente quiere decir "espalda mojada" y es una expresión peyorativa para aludir a los extranjeros sin papeles.

Barón señaló que el hombre detenido no habla español. Es un indígena mixteco, del sur de México. El individuo y su esposa, que estaba embarazada, fueron detenidos y se les inició un proceso de deportación.

"Se dio por sentado que hablaban español, cuando en realidad no lo hacían", destacó Barón.

Un pedido de comentarios de la Patrulla de Fronteras enviado por correo electrónico no fue respondido.

____

Manuel Valdés está en Twitter como https://twitter.com/ByManuelValdes

Online: Video de la detención del mexicano: http://youtu.be/uwruoJqbGPc