El papa Benedicto XVI aprobó hoy la beatificación de 21 religiosos y un laico españoles asesinados durante la Guerra Civil (1936-39), informó el Vaticano.

Benedicto XVI aprobó el decreto que reconoce sus martirios, que abre el paso a su elevación a la gloria de los altares.

Se trata de Raimundo Castaño González y José María González Solís, sacerdotes de la Orden de los Hermanos Predicadores, asesinados en Bilbao (norte), en el 2 de octubre de 1936.

Los otros son Jaime Puig Mirosa y 18 compañeros de la Orden de los Hijos de la Sagrada Familia de Jesús, María y José, y el laico Sebastián Llorens Telarroja asesinados en varias localidades españolas entre 1936 y 1937.

Los 22 fueron asesinados, según el decreto aprobado por el papa, "por odio a la fe durante las persecuciones religiosas en España".

Las beatificaciones de los 22 "mártires del siglo XX", como llama la Iglesia española a los religiosos asesinados durante la II República española y la Guerra Civil, se anunciarán en fechas próximas.

Según datos de la Iglesia española, los mártires de los años 1934 y 1936-39 pueden ser unos diez mil. Ya han sido beatificados más de un millar y proclamados santos once.