El Ministerio de Justicia ruso restableció la inscripción legal del Partido Republicano (PR) de Rusia, anunció hoy el líder de esa formación opositora, Vladímir Rizhkov.

"Hoy, en el Ministerio de Justicia le entregaron a nuestros representantes el certificado del restablecimiento de la inscripción de Partido Republicano a partir del 5 de mayo", dijo el dirigente opositor a la agencia Interfax.

Rizhkov indicó que las autoridades rusas se vieron obligadas a restablecer la inscripción del PR, cancelada en 2007 por el Tribunal Supremo de Rusia, por dictamen del Tribunal de Estrasburgo que declaró ilegal esa decisión de la Justicia rusa y que entró en vigor en septiembre del año pasado.

"Así, el PR se ha convertido en el octavo partido político con inscripción legal y puede participar en las elecciones de asambleas legislativas de todos los niveles", agregó.

El líder de los republicanos anunció que este sábado se celebrará una reunión del Consejo Político de la formación para fijar la fecha del próximo congreso del PR, fundado en 1990 sobre la base de llamada plataforma democrática del Partido Comunista de la Unión Soviética.

El PR, formación liberal, integró la amplia coalición opositora La Otra Rusia, que organizó las primeras protestas contra la política del actual presidente de Rusia, Vladímir Putin, durante su anterior mandato (2004-2008).

En marzo pasado el Parlamento ruso aprobó una ley que simplificó en gran medida los requisitos para la inscripción de los partidos políticos, reforma que había sido demandada insistentemente por la oposición al Kremlin.

Sin embargo, Rizhkov resaltó que el restablecimiento de la inscripción no tiene nada qué ver con esa modificación, sino que obedece a un dictamen judicial.

Según la nueva ley, ahora las formaciones políticas no necesitan 40.000 miembros para poder registrarse ante el Ministerio de Justicia, sino sólo 500.

También desapareció la exigencia de un número mínimo de afiliados en las regiones del país, requisito que dificultaba en gran medida el advenimiento de nuevos partidos y que ha limitado a cuatro los que tienen representación parlamentaria.

De acuerdo con la ley, las autoridades también deben explicar detalladamente a los partidos los motivos por los que deciden rechazar su registro y asesorarles para corregir los problemas que surjan durante el proceso de solicitud.

Además, se amplió de cinco a siete años el período en el que una formación política puede existir sin participar en elecciones federales.