Los ministros de Defensa y del Interior de Perú, Alberto Otárola y Daniel Lozada, respectivamente, renunciaron hoy mientras en el Congreso se preparaba una moción de censura por las operaciones contra un grupo armado que causó la muerte de diez policías y militares.

La Presidencia del Consejo de Ministros emitió una nota oficial en la que precisa que se ha procedido "al trámite correspondiente ante el despacho presidencial" que está ocupado actualmente por la vicepresidenta Marisol Espinoza en ausencia del presidente Ollanta Humala, de viaje oficial a Japón y Corea del Sur.

En las últimas semanas han muerto 10 uniformados, entre policías y militares, en la selva sur del país, durante el operativo lanzado inicialmente para rescatar a 36 rehenes tomados por un grupo armado, que fueron dejados en libertad por sus captores.

A raíz de esas muertes, la oposición en el Congreso presentó la moción de censura y el primer ministro, Oscar Valdés, informó que ha puesto su cargo a disposición del presidente Ollanta Humala.

En una rueda de prensa posterior, Otárola confirmó su renuncia y dijo que cree que su decisión "va a tranquilizar el ambiente político tan enrarecido en el país".

Añadió que la verdadera meta del país debe ser la unión "para afrontar con éxito la amenaza que hoy representa la delincuencia del narcoterrorismo".

Otárola indicó que el enemigo que enfrentan hoy las fuerzas de seguridad "confirma que las amenazas se han venido incubando desde hace muchos años sin que se hayan tomado las medidas adecuadas" para combatirla.

Confirmó, además, que el grupo armado ha sido conformado por "una facción renegada de Sendero Luminoso encabezada por los hermanos Quispe Palomino".

"Sendero Luminoso ha mutado hacia un forma más perversa y focalizada en un sector agreste" del país, indicó en referencia al Valle de los ríos Apurímac y Ene (Vrae) donde se desplaza el grupo armado.

Otárola también admitió que la oposición política estuvo "y está en el derecho" de pedir su censura y le deseó el "mayor de los éxitos" a su sucesor.

"Si mi presencia ha sido y es considerada como gravitante para que esta unidad nacional no se dé me siento orgulloso de dar un paso al costado", remarcó.

Según el diario La República, los probables sucesores serían los actuales viceministros Iván Vega, en Interior, y Lizandro Maycock Guerrero, en Defensa.

Ese mismo rotativo aseguró que la moción de censura ya contaba con la aprobación de 88 de los 130 congresistas, entre los que figuraban cinco legisladores oficialistas.

El congresista oficialista Javier Diez Canseco declaró hoy que su apoyo a la censura "tiene que ver con la función de fiscalización del Congreso" y enfatizó que su voto "tiene que ver con elementos de conciencia y principios".

En declaraciones previas, el presidente del Consejo de Ministros, Óscar Valdez, consideró "desproporcionada" la censura y dijo que "un país no puede estar cambiando de ministros cada cuatro meses".