El exdictador Manuel Antonio Noriega permanecerá "dos o tres días más" en un hospital público de la capital panameña debido a una bronquitis que padece y cuya evolución deben seguir los médicos, informó hoy una fuente oficial.

Por tercera ocasión en los últimos cinco meses, Noriega, de 78 años, fue trasladado ayer al Hospital Santo Tomás desde la cárcel El Renacer, donde fue recluido en diciembre pasado tras regresar a Panamá extraditado por Francia.

El director del Sistema Penitenciario de Panamá, Ángel Calderón, dijo este jueves en un comunicado que Noriega presenta una complicación de un cuadro viral, por lo que los médicos recomendaron que permanezca hospitalizado "dos o tres días más", cuando se espera desaparezca la afección.

Sandra Noriega, una de las tres hijas del exgeneral, dijo este jueves a Efe que aún esperan por los resultados de los exámenes médicos a los que ha sido sometido su padre.

"Le están aplicando sueros y demás, y me imagino que para el día de mañana (viernes) sabremos algo más, porque hoy se va a quedar a dormir (en el hospital), hasta ahora es lo que nos han dicho", afirmó.

Noriega presentaba desde el lunes pasado un cuadro de fiebre y tos que en principio fue tratado con antibióticos por los médicos de la cárcel, quienes al observar que no mejoraba, solicitaron el miércoles su evacuación al centro de salud capitalino, según han explicado sus hijas y uno de sus médicos de cabecera, Eduardo Reyes.

Reyes reiteró a Efe que dado el cuadro clínico, Noriega debería ser favorecido con un "depósito domiciliario" para cumplir el resto de su condena en casa, una petición que ya ha hecho formalmente la familia y la defensa del anciano exdictador panameño.

Noriega tiene problemas motrices, padece un tumor cerebral, y desde que llegó a Panamá ha sufrido un evento isquémico y dos problemas respiratorios, incluido el actual, explicó Reyes.

El director del sistema penitenciario rechazó este jueves en su comunicado, señalamientos de la defensa de Noriega de que sería el responsable de cualquier percance que le ocurra al anciano general en la cárcel.

"Nosotros no lo recibimos a él (Noriega) en un excelente estado de salud, sino con toda una serie de situaciones que él presentaba y que hasta el momento, salud penitenciaria ha podido atender", afirmó Calderón.

Añadió que "cada vez que se ha presentado la necesidad de evacuarlo y llevarlo a un hospital, ya sea por su edad o estado de salud, así se ha hecho".

Calderón recalcó que en el caso de Noriega "no se puede desconocer el derecho de las víctimas", ni "olvidar que aún mantiene casos pendientes" con la Justicia del país centroamericano, en referencia a los pedidos de la defensa de que reciba el beneficio de cumplir su pena en su domicilio.

El Código Penal panameño establece que si un juez lo considera oportuno, puede conceder a los presos mayores de 71 años que estén enfermos el beneficio de cumplir sus condenas en su domicilio, aunque la ley exceptúa de esa norma a los condenados por delitos de lesa humanidad y desapariciones.

Noriega fue derrocado por una invasión militar estadounidense en 1989 y cumple en Panamá penas de 60 años de cárcel por diversas condenas relacionadas con delitos como homicidio, violaciones a los derechos humanos e incluso daños al medio ambiente.

El exgeneral, quien gobernó de facto Panamá entre 1983 y 1989, retornó al país tras cumplir 21 años de cárcel en Estados Unidos y Francia por delitos de narcotráfico y lavado de dinero.