Mujeres de todos los territorios indígenas de Costa Rica se reunieron en San José en busca de acciones para poner fin a la violencia que sufren desde el plano físico y sexual hasta el cultural.

Sara Sibar, estudiante de derecho e indígena costarricense del pueblo Cabécar, declaró hoy a Efe que "las mujeres indígenas han sido víctimas durante muchos años de violencia física y sexual, pero también psicológica y patrimonial".

El encuentro llamado "Reflexiones sobre la violencia contra las mujeres y las niñas indígenas a partir de sus cosmovisiones y de las reparaciones propias y estatales" forma parte del VII Foro Nacional de Mujeres Indígenas de Costa Rica, que concluirá mañana.

"Algunos tipos de violencia contra las indígenas se manifiestan del no reconocimiento de sus cosmovisiones y su forma de organización", explicó Sibar.

La indígena comentó que en Costa Rica, en los pueblos Bribri y Cabécar, tradicionalmente la mujer es la cabeza del hogar, pero "ese rol que ellas jugaban en sus comunidades fue vilmente cambiado por un sistema estatal que desconoció e irrespetó el sistema tradicional".

"Son diferentes tipos de violencia que no se reducen a lo físico y sexual sino también a lo colectivo", enfatizó.

Sibar dijo que reuniones como la de hoy son una oportunidad para acercarse a los organismos internacionales e instituciones estatales y de esta forma "concienciarles" acerca de la urgencia de cumplir con las normativas nacionales e internacionales sobre el respeto a los derechos indígenas.

La reunión cuenta con el apoyo de la Unicef, ONU Mujeres y el Instituto Nacional de las Mujeres (Inamu) y al final las indígenas redactarán una propuesta de acción en contra de la violencia.

"La violencia que sufren las mujeres indígenas, como ellas mismas han expresado, proviene de ser indígenas, ser mujer y ser pobre", manifestó.

Agregó que también existe otro factor como el difícil acceso a los pueblos indígenas y su lejanía con los centros urbanos, lo que se traduce en un difícil acceso a los sistemas de salud, educación y oportunidades laborales.

"En Costa Rica solo el 1,64 % de las mujeres indígenas han logrado llegar a nivel universitario. A las mujeres indígenas se nos está dificultando el acceso a servicios básicos", afirmó Sibar.

En una misma línea se expresó la representante de Unicef, Seija Toro, quien dijo a Efe que "en toda la región los indicadores demuestran claramente que los niños y niñas indígenas siguen en desventaja con la población en general".

Agregó que en los pueblos indígenas también existen "patrones de crianza" que deben ser corregidos, como lo es "el castigo físico como una herramienta de educación", lo cual es "muy generalizado en el país y en las poblaciones indígenas".

Al foro asisten como invitadas la indígena guatemalteca Irma Alicia Vásquez, la panameña Antonia Alba Andrevede, la mexicana Marta Guadalupe Figueroa y la boliviana Alicia Canaviri Mallcu.

De acuerdo con datos oficiales, en Costa Rica, país con 4,3 millones de habitantes, viven cerca de 64.000 indígenas pertenecientes a ocho pueblos autóctonos.