Una monja católica dijo el jueves que ella y dos familiares suyas fueron objetos de abusos sexuales por un sacerdote descrito por un líder de la iglesia como "una de las personas más enfermas que he conocido".

La monja declaró en el juicio de abuso sexual por el clero contra monseñor William Lynn, el primer funcionario de la iglesia estadounidense en ser acusado de poner en peligro a niños por dejar a curas culpables de delitos sexuales en el ministerio.

La monja dijo que ella, su hermana y una prima fueron a la arquidiócesis en 1991 para reportar abusos cometidos en la década de 1970 por el padre Nicholas Cudemo y pidieron que éste fuese expulsado como pastor de la parroquia. Se reunieron con los monseñores Lynn y James Molloy, que trabajaban en la Oficina para el Clero.

Las hermanas habían sido víctimas de abusos sexuales de niñas y la prima reiteradamente violada, dijeron.

Cudemo fue colocado en licencia y enviado a una evaluación psiquiátrica, pero la familia se enteró muy pronto de que Cudemo esta oficiando misa en otras parroquias.

"Me sentí engañada al pensar que la licencia significaba que él no podría oficiar misa pública", dijo la monja.

Agregó que ella le habló a Lynn sobre Cudemo de nuevo en 1998, cuando Lynn dirigía la Oficina para el Clero. Lynn substituyó en el puesto a Molloy en 1992.

El abogado de Lynn le preguntó a la monja si ella pensaba que Lynn tenía el poder para sacar al sacerdote del ministerio.

"El tenía el poder para proponerlo", dijo la monja. "Yo imagino que todo sería decidido por el arzobispo".

Ella admitió que la arquidiócesis "es una estructura muy jerárquica", pero Lynn, dijo, pudo haber renunciado.

"Yo me imagino que la oficina de la secretaría para el clero tiene un gran poder", dijo. "Uno pudiera decir también ¡Yo no voy a hacer ésto' ... Tú puedes renunciar".

La mujer dio su nombre en la corte, pero The Associated Press generalmente no identifica a personas víctimas de abusos sexuales.

A Cudemo se le permitió retirarse en 1996 como sacerdote con buena trayectoria, lo que le permitía oficiar misa en otras diócesis.

El jurado investigador le acusó de abusar sexualmente de 11 niñas. Cudemo violó a una de ellas con una hostia, dejó que otro sacerdote tuviese relaciones sexuales con ella y la llevó a hacerse un aborto cuando la niña resultó embarazada en la escuela secundaria, dijo el jurado.