Luego de sendos empates en los partidos de ida, Monterrey recibe el sábado al América y Tigres visita al día siguiente a Santos para definir los dos finalistas del torneo Clausura del fútbol mexicano.

Santos empató el jueves 1-1 en su visita a Tigres, mientras que el América y Monterrey igualaron el miércoles sin goles en el estadio Azteca de la capital mexicana.

Monterrey y Santos llegan a los duelos de vuelta con la ventaja de que cualquier empate les sirve para avanzar a la final, gracias a sus mejores posiciones en la tabla general del Clausura.

"Sabemos que el empate nos da la clasificación, pero nosotros vamos por un triunfo", dijo el entrenador de Monterrey, Víctor Manuel Vucetich. "Ante un equipo como América no se puede salir a especular, en estos encuentros hay que salir a ganar".

Las Aguilas, que van por su primera final desde el Clausura de 2007, saben que la única forma de avanzar es con un triunfo en el estadio Tecnológico, donde prevalecieron 3-0 en su última visita, la temporada pasada.

"Nada es imposible y América puede con esto", dijo el volante de las Aguilas, Jesús Molina. "Vamos con la mentalidad de ganar y estamos tranquilos porque sabemos que podemos sacar un buen resultado".

Para solventar el encuentro, las Aguilas deberán sobreponerse a las ausencias de su lateral derecho Paul Aguilar, suspendido por haber sido expulsado en la ida, y de Christian Bermúdez, quien sufrió una lesión en el muslo.

América protestó la suspensión de Aguilar, pero aún no hay respuesta de la comisión disciplinaria.

En la otra semifinal, que se dirimirá el domingo por la noche en Torreón, el campeón Tigres está obligado a vencer a Santos si aspira a ser el primer equipo que repite el título desde Pumas en 2004.

"Anímicamente estamos de maravilla, buscamos el triunfo pero no se logró, y ahora tenemos que ir a ganar pero no tengo ninguna preocupación", dijo el entrenador de Tigres, Ricardo Ferreti. "Si no fuera remontable le pediría a la directiva que no gaste dinero en hacer el viaje".

Una derrota ante Tigres sería un duro golpe para Santos, que disputa su cuarta final en la últimas cinco campañas y perdió la del torneo anterior frente al club de Nuevo León.

"Para nosotros es buen resultado porque fue de visitante en casa de un gran equipo", dijo el entrenador de Santos, Benjamín Galindo. "Nada está escrito aún, pero debemos aprovechar el entorno, el estar en casa con nuestra gente para dar un paso más rumbo al objetivo".

Santos busca ser el primer líder general en coronarse desde Pachuca en el Clausura de 2007.