La organización Médicos sin Fronteras (MSF) alertó hoy sobre un aumento del número de casos de cólera en Haití y criticó la insuficiencia de medios "para luchar contra la epidemia y proteger a la población".

"El número de enfermos tratados por MSF en la capital se ha cuadruplicado en menos de un mes para llegar hasta los 1.600 en abril", informó en un comunicado esa organización con sede en París.

El regreso de las lluvias, agrega MSF, augura un recrudecimiento de la enfermedad en un país en el que las infraestructuras de salud "son incapaces de responder a las fluctuaciones estacionales de la epidemia".

Los centros donde se pueden tratar a los enfermos, que entre mayo y octubre del año pasado fueron 200.000, se están quedando sin capacidad, subrayó MSF.

"Es inquietante que las autoridades no estén mejor preparadas y mantengan discursos tranquilizadores que no se corresponden con la realidad", denunció el encargado de MSF en Haití, Gaëtan Drossar, quien destacó que "hay muchas reuniones entre el Gobierno, Naciones Unidas y sus socios humanitarios, pero pocas soluciones concretas".

La organización criticó que solo se actúe en los momentos del año en los que la enfermedad alcanza sus cotas más altas y que, una vez terminada la estación de lluvias, se interrumpan los proyectos y no se invierta en prevención, de forma que la población "siempre es igual de vulnerable".

MSF aboga por que se invierta en saneamiento del agua, dado que según un estudio gubernamental, unos 150.000 afectados por el terremoto que viven en campamentos no disponen de agua potable.

La vacunación puede contribuir a encauzar el problema, agrega MSF, pero no se trata de "una solución milagrosa" ya que su efectividad es del 70 por ciento y se limita a tres años.