Javier López

Los tres toreros que hicieron hoy el paseíllo en el festejo con el que se inauguró la feria de San Isidro coincidieron al término del mismo en definir la corrida de "El Cortijillo" como "imposible" para el triunfo.

El director de lidia, Miguel Abellán, fue el más claro y preciso en sus declaraciones a la hora de valorar la tarde:

"Con corridas así es muy difícil hacer nada. No ha habido ningún toro con opciones, que haya regalado diez embestidas o simplemente que hayas podido pelearte con él. Ninguno se ha dejado torear ni con el capote ni con la muleta. Lo único que hemos podido hacer es el esfuerzo, que no ha sido poco", señaló Abellán.

Leandro Marcos, por su parte, achacó "la falta de transmisión" de los toros como principal hándicap para que ninguna de las seis faenas llegaran al tendido.

"Madrid necesita un toro con más empuje, que transmita, para interesar a la gente. Hoy no ha podido ser y mira que tanto mis compañeros como yo lo hemos intentado de mil formas. Pero ni así. Me da rabia marcharme con las manos vacías porque era mi única tarde en esta plaza, y necesitaba el triunfo si o si", señaló.

El tercer espada, Antonio Nazaré, que confirmaba su alternativa, salía de la plaza "disgustado", pues "no ha sido la tarde que había soñado para confirmar en Madrid".

"Ha sido imposible hacer nada. La corrida no ha dado ninguna facilidad, muy desrazada, y mi lote más concretamente no me ha brindado la más mínima opción", aseguró.

Con semejante papeleta lo único que pudo hacer Nazaré fue que "la gente viera al menos la predisposición con la que venía y la actitud que hay que traer siempre a Madrid".

"Se puede decir que me voy satisfecho conmigo mismo por un lado, porque no me he arrugado en ningún momento, pero jorobado porque no he tenido la posibilidad de disfrutar y de pegar veinte pases seguidos a ninguno de mis dos toros. Habrá que esperar a una próxima oportunidad para poder triunfar en Madrid", concluyó. EFE