Los colegios electorales argelinos abrieron hoy sus puertas a las 8.00 horas locales (7.00 GMT) para las elecciones legislativas, a las que han sido convocados casi 21 millones de votantes, constató Efe en la capital del país.

Los centros de voto permanecerán abiertos hasta las 19.00 horas locales (18.00 GMT), aunque la legislación contempla la posibilidad de que la jornada electoral se prolongue hasta una hora, en caso de necesidad.

Un total de 25.800 candidatos de 44 partidos y 183 listas independientes luchan por los 462 escaños del Parlamento, que deberá continuar las reformas emprendidas a finales del año pasado con la de la Constitución.

Las autoridades han insistido en varias ocasiones en que han hecho todo lo posible para permitir la celebración de unos comicios limpios y transparentes.

Alrededor de 500 observadores internacionales, de la Unión Europea, la Liga Árabe y la Unión Africana, seguirán la jornada.

El Ministerio de Interior ha asegurado que 60.000 policías y 90.000 gendarmes velarán por la seguridad del proceso en las 48 provincias del país.

La principal incógnita de la cita electoral será el nivel de participación, a la que han alentado las autoridades, en especial el presidente, Abdelaziz Buteflika, que ha lanzando numerosas llamadas a los argelinos para que acudan en masa a las urnas.

El nivel de abstención de 2007 alcanzó el 64 por ciento, el más alto registrado en unos comicios.

Asimismo, y a falta de estudios de intención de voto, la capacidad de convocatoria de la corriente política islámica al calor del reciente ascenso islamista en la mayoría de los países del Norte de África, es la otra gran interrogante de esta cita electoral.

Tradicionalmente, los resultados son anunciados el día siguiente a la jornada electoral en una rueda de prensa ofrecida por el ministro de Interior, Dahou Uld Kablia, antes de ser ratificadas en las siguientes 72 horas por el Consejo Constitucional.