(Actualiza con declaración de una de las empresas)

Las cuatro mayores operadoras de telefonía de Brasil, Vivo, TIM, Oi y Claro, y la sueca Ainmt pidieron hoy la impugnación de la subasta de frecuencias de internet de cuarta generación (4G) prevista para junio, informaron fuentes oficiales.

Las peticiones fueron realizadas por separado, según afirmó a Efe un portavoz de la Agencia Nacional de Telecomunicaciones (Anatel), que no precisó los argumentos de las operadoras.

La Anatel tiene plazo hasta el próximo 5 de junio para juzgar las peticiones de las operadoras, según aseguró la fuente.

La compañía brasileña Oi, cuarta operadora del país, precisó que no impugnó la subasta, sino que presentó a la Anatel una "sugerencia" para mejorarla.

Oi solicitó que el regulador informe a todas las competidoras, con un plazo de siete días antes de la subasta, los nombres de las empresas que no van a disputar dos de los lotes de frecuencias, según dijo un portavoz de la empresa a Efe.

Las exigencias para participar en la subasta de líneas de internet 4G, de 2,5 gigahercios, llevó a Estados Unidos y la Unión Europea a cuestionar a Brasil en el Comité de Medidas en Materia de Inversiones Relacionadas con el Comercio (TRIMS) de la Organización Mundial del Comercio (OMC).

Brasil exige a las empresas interesadas que presenten ofertas como mínimo de 3.850 millones de reales (unos 1.970 millones de dólares) para participar en la subasta.

El criterio de selección de la vencedora de la licitación será la menor tarifa para el consumidor, según las normas publicadas por la Anatel.

El Gobierno pretende ofrecer cobertura de internet 4G, que alcanza velocidades diez veces superiores a la actual, a partir de 2013 en las ciudades que sean sedes de la Copa de las Confederaciones de fútbol.

La cobertura luego se extenderá a las otras sedes del Mundial de 2014 y, hasta finales de 2016, a todos los municipios con más de 100.000 habitantes.