La prima de riesgo de España iniciaba hoy la sesión en 452 puntos básicos, tras marcar este miércoles un nuevo máximo anual en 456 puntos, influida por las dudas sobre Grecia y a la espera del nuevo plan de saneamiento para el sector financiero español.

Poco antes de la apertura de la Bolsa, el bono español a diez años -cuya diferencia con el bono germano de igual plazo marca la prima de riesgo- presentaba un rendimiento del 6,062 %, inferior al 6,080 % de ayer.

En este escenario, la prima de riesgo de Grecia se elevaba hasta los 2.279 puntos, desde los 2.217 precedentes, en medio de especulaciones que apuntan a un posible abandono del país de la moneda única.

La prima de riesgo francesa empeoraba también hasta los 134 puntos tras terminar en 131, también a la espera de la nueva etapa que empezará cuando tome posesión el nuevo Gobierno del socialista Hollande.

Portugal, por su parte, mantenía su riesgo país en 1.002 puntos, e Italia lo empeoraba hasta los 408, desde los 405 previos.