La OCDE constató hoy que los signos de cambio positivo que se vienen percibiendo desde hace unos meses en la zona euro se limitan a algunos de sus países, mientras se confirman de nuevo signos todavía más fuertes de recuperación económica en Japón y Estados Unidos.

El indicador sintético avanzado para el conjunto de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) correspondiente al mes de marzo subió en 10 centésimas respecto al mes anterior y se situó en 100,50 puntos, lo que significa que por cuarto mes consecutivo quedó por encima del nivel 100, que marca la media de largo plazo.

Eso se debió en buena medida al incremento de Estados Unidos, que por sexta vez consecutivo progresó, esta vez 18 centésimas hasta 101,28 puntos.

También hicieron contribuciones importantes Japón, con un alza igualmente de 18 centésimas hasta 101,10 puntos y el Reino Unido, de 13 centésimas, aunque en su caso siguió con 99,65 puntos por debajo del listón de los 100.

El indicador (que mide por adelantado inflexiones en el ciclo económico) para la zona del euro en su conjunto se mantuvo estancado por segundo mes consecutivo en 99,59 puntos, tras haber logrado detener la escalada descendente, por efecto de movimientos divergentes de sus miembros.

Alemania, la primera economía de la moneda única europea, mejoró su indicador en cuatro décimas como el mes precedente y quedó en 99,31 puntos, y también lograron evoluciones positivas España (once centésimas más a 101,22 puntos), Holanda (+ 3 centésimas a 99,62 puntos), Bélgica (+12 centésimas a 99,38), Finlandia (+22 a 98,34) y sobre todo Irlanda +34 a 102,09).

La otra cara de la moneda en la zona euro la pusieron dos de los grandes Estados, que vieron retrocesos de siete centésimas para Francia (a 99,59 puntos) y de 16 centésimas para Italia (a 99,15 puntos).

Igualmente continuó descendiendo el indicador de Grecia, ocho centésimas en marzo a 97,74 puntos, mientras en Portugal se paró el descenso y se quedó sin cambios en 97,60.

Fuera del Viejo Continente, en Chile se constató una progresión de 18 centésimas (la sexta mensual consecutiva) hasta 99,91 puntos, cerca ya del nivel 100 de la media de largo plazo.

Por su parte México retrocedió por segundo mes consecutivo, esta vez 13 centésimas a 101,07 puntos.

En cuanto a los grandes países emergentes que no están en la OCDE, la mayor parte tuvieron una mejora en su indicador, y sobre todo Brasil, con un ascenso de 36 centésimas hasta 98,72 puntos.

China progresó 17 centésimas a 100,42 puntos (por tercer mes consecutivo superó el listón de los 100), India 16 centésimas a 98,87 puntos y Sudáfrica 10 centésimas a 101,20 puntos.

Dentro de los grandes emergentes, Rusia cedió ocho centésimas a 101,22 puntos e Indonesia 35 a 99,29 puntos.