Un cambio en el diseño de la principal torre del nuevo World Trade Center neoyorquino, que el mes pasado superó en altura al emblemático Empire State, podría frustrar sus posibilidades de convertirse en el rascacielos más alto de Estados Unidos, tal y como estaba proyectado en un principio.

La Torre 1 del WTC, que se está construyendo en el lugar donde se encontraban las Torres Gemelas, iba a culminarse con una aguja recubierta por una estructura de acero y fibra de vidrio, que ahora los promotores, Durst Organization, pretenden suprimir del diseño, concebido por el estudio de arquitectura Skidmore, Owings & Merrill.

Esto podría provocar que el Consejo de Edificios Altos y Hábitat Urbano de Nueva York, un órgano privado encargado de dirimir si las construcciones cumplen los requisitos para batir los récords de altura, considerara la cúpula de la Torre 1 como una simple antena, lo cual no computa para sumar metros.

Sin embargo, el portavoz de Durst Organization, Jordan Barowitz, aseguró hoy a Efe que "eliminar la carcasa no convierte la aguja en una antena, ya que continuará siendo una estructura suficientemente robusta, de modo que alcanzaremos los 541 metros de altura y la Torre 1 será considerada el edificio más alto de Estados Unidos".

Barowitz explicó que la decisión de prescindir del recubrimiento del mástil, de 124 metros de longitud (equivalente a 40 pisos), obedece a razones "prácticas", ya que su mantenimiento resultaría "extremadamente difícil, por no decir imposible".

"Si uno de sus paneles se rompiera o se cayera, repararlo implicaría escalar hasta la cima del edificio para instalar unos cabrestantes que tendrían que izar desde el Memorial del 11-S unas piezas demasiado pesadas", describió Barowitz.

El portavoz declaró que suprimir el revestimiento supondrá un ahorro de 20 millones de dólares, pero negó que la decisión haya venido motivada por razonamientos económicos.

La Autoridad Portuaria de Nueva York y Nueva Jersey se ha mostrado partidaria de la medida, mientras que el estudio de arquitectos manifestó su desaprobación y, según recoge The New York Times, calificó esta resolución de "desafortunada" y se ofreció a trabajar en diseños alternativos.

Se prevé que la antes llamada Torre de la Libertad concluya sus obras de construcción en un año y medio, y mientras tanto, el título de edificio más alto de Estados Unidos lo seguirá ostentando la Torre Willis de Chicago, gracias a sus 110 pisos.

Síguenos en twitter.com/foxnewslatino
Agréganos en facebook.com/foxnewslatino