La Habana se convertirá durante un mes en una fiesta del arte de vanguardia con la inauguración oficial mañana de su XI Bienal, que ocupará no solo las sedes artísticas de la ciudad sino muchos de sus lugares públicos más emblemáticos, como el famoso Malecón.

Fiel al espíritu de romper con los espacios expositivos tradicionales y a su vocación de arte social e interactivo, el evento arrancará con la participación de más de 180 artistas de 43 países.

En esta ocasión, el principal escaparate artístico que se celebra en la isla se dispersará por toda la ciudad y saldrá a sus calles y espacios públicos donde los artistas ultiman hoy los preparativos para exhibir sus propuestas, instalaciones y "performances".

"En esta edición son muchas las obras y artistas interactuando en el espacio público como nunca antes había sucedido", dijo este jueves a Efe Rubén del Valle, presidente de la Bienal y del Consejo Nacional de Artes Plásticas.

Este año habrá mayor presencia de artistas internacionales como el austríaco Hermann Nitsch; la serbia Marina Abramovic; la pareja ruso-estadounidense de Ilya y Emilia Kabakov y el polifacético artista mexicano Gabriel Orozco.

Como es habitual, la mayoría de los creadores que participan en la bienal proceden de Latinoamérica aunque en esta edición África tiene un lugar destacado con catorce artistas de ese continente.

Estados Unidos estará también representado con autores como el fotógrafo Andrés Serrano, actividades paralelas como un intercambio entre cocineros de ambas orillas del estrecho de La Florida y con los más de 1.300 "turistas culturales" norteamericanos que viajarán a La Habana para el evento.

Los amantes del arte podrán disfrutar de propuestas como la exposición "Una mirada múltiple", una selección de la colección Ella Fontanals-Cisneros que por primera vez se exhibirá fuera del espacio que tiene en Miami (EE.UU.) la Fundación CIFO y que constituye la primera iniciativa de su filial europea.

Instalada en el Museo Nacional de Bellas Artes de La Habana, esta muestra incluye obras de más de 60 artistas de Norteamérica, América Latina, África, Europa y Asia.

Estos días se producirá también la primera colaboración entre la Fundación CIFO y Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC) consistente en la realización de un mural urbano en el que participará "El Mac" (EE.UU.), uno de los artistas del graffiti más populares del momento.

Otros proyectos colectivos que propone la bienal son "La caza del éxito", una mirada sobre fenómenos como la "arquitectura de remesas" en Latinoamérica o las nuevas formas de diseño surgidas con el "cuentapropismo" en Cuba; o "Detrás del muro" con instalaciones artísticas en el Malecón de la ciudad.

Previo al arranque oficial, hoy se inauguró en la Fortaleza de San Carlos de la Cabaña un programa colateral con una muestra en la que participan más de cien creadores cubanos de distintas generaciones.

Alexis Leyva "Kcho", uno de estos artistas locales, destacó hoy a Efe que esta es una bienal "inteligente y fresca" que él aprovechará para mostrar obras como su montaje "Construyendo al hombre nuevo", una estructura a base de remos de madera porque: "los cubanos somos una isla y el mar es nuestra sangre", explica.

Unas salas más adelante, Arles del Río, de 36 años, ofrece un sugerente montaje de huesos fundidos en bronce que portan viejos guantes de béisbol bajo el título: "Esperando que caigan las cosas del cielo o deporte nacional".

"En Cuba, el deporte nacional es el béisbol e irónicamente guarda mucha relación con algo que viene sucediendo en el país y en el mundo: nos quedamos ahí inertes, esperando que la suerte juegue con nosotros sin batallar por lo que deseamos", señala una nota explicativa de esta obra.