El banco estadounidense JPMorgan Chase reconoció hoy que ha tenido "pérdidas significativas", estimadas en unos 2.000 millones de dólares, en su negocio de operaciones a través de la cartera de crédito de su Oficina de Dirección de Inversiones.

En un documento ante la Comisión del Mercado de Valores de EE.UU. (SEC, por sus siglas en inglés), el banco admite que su cartera de crédito se ha visto impactada por unos "errores" que su consejero delegado, James Dimon, calificó después como "atroces".

Tras reconocer las pérdidas, al cierre de la sesión, las acciones de JPMorgan Chase, uno de los 30 componentes del Dow Jones, que habían terminado con un leve ascenso del 0,25 %, caía con fuerza el 6,67 % en las operaciones electrónicas.

En una teleconferencia posterior con inversores, el consejero delegado del banco calculó las pérdidas en unos 2.000 millones de dólares y reconoció que los errores fueron cometidos "dentro de la unidad" pero no representan la manera en que hacen los negocios.

Según el documento presentado a la SEC, el banco prevé ahora unas pérdidas de 800 millones de dólares para el segundo trimestre en su grupo corporativo, que incluye Oficina de Dirección de Inversiones, frente a las ganancias de casi 200 millones previstos inicialmente.

The Wall Street Journal publicó en su edición electrónica que los errores detectados ponen en entredicho la imagen del banco, uno de los que mejor había sorteado la crisis, y la de su consejero delegado, uno de los ejecutivos mejor valorados en Wall Street.

El mayor banco por número de activos de EE.UU. acumula en lo que va de año un notable avance del 22,53 % en la bolsa de Nueva York, donde sus títulos se han depreciado el 9,79 % en los últimos doce meses.