Los jóvenes en Estados Unidos están cada vez en mayor riesgo de desarrollar cáncer de piel pese a los esfuerzos en la prevención, de acuerdo con dos estudios de los Centros de Control y Prevención (CDC) divulgados hoy.

Uno de los estudios encontró que al menos un 50 % de las personas entre 18 y 29 años reportaron quemaduras de sol el pasado año, pese a un aumento en medidas de prevención como el uso de protectores solares, permanecer bajo la sombra o el uso de vestimenta apropiada.

La otra investigación, también publicada en el Reporte Semanal de Morbosidad y Mortalidad de los CDC, halló que el bronceado artificial es común entre los jóvenes, en especial entre las mujeres blancas entre 18 y 21 años (32 %).

"Debemos acelerar los esfuerzos para educar a los jóvenes sobre los riesgos del bronceado artificial", declaró Marcus Plescia, director de la División de Prevención y Control de Cáncer de los CDC.

De acuerdo con las autoridades sanitarias, la exposición a los radiación ultravioleta del sol y de bronceado artificial es la principal causa de cáncer de piel que puede prevenirse.

Según cifras de los CDC, el bronceado artificial antes de los 35 años aumenta en un 75 % el riesgo de desarrollar melanoma, que es el tercer tipo de cáncer de piel más común en EE.UU. y el que más muertes causa.

El cáncer de piel es el tipo de cáncer más común en Estados Unidos y entre el 65 % y el 90 % de los casos de melanoma son provocados por la exposición a la luz ultravioleta (UV).

Entre las prácticas de prevención más comunes entre los jóvenes, se encuentra el uso de protector solar, con mayor proporción entre las mujeres 18 y 29 años en 2010 con un 37 % y permanecer en la sombra un 35 %.

Entre los hombres de 18 y 29 años, la práctica de prevención más común en 2010 fue usar vestimentas protectoras (33 %) y mantenerse en la sombra (26 %).

Las autoridades recomiendan evitar la exposición a la radiación UV entre las 10 a.m. y 4 p.m. y usar bloqueador con factor de protección solar (FPS) 15 ó más alto y con protección para ambos rayos UVA y UVB. EFE