El ministro de Asuntos Exteriores de Italia, Giulio Terzi, advirtió hoy del perjuicio del proteccionismo en el mercado internacional y apostó por la cooperación ítalo-latinoamericana mediante inversiones, siempre dentro de un "cuadro de seguridad jurídica".

El jefe de la diplomacia italiana compareció en el Instituto Ítalo Latino Americano (IILA) con motivo de su asamblea de delegados, un acto en el que estaban presentes los embajadores latinoamericanos en Roma y en el que Terzi pidió una mayor inversión a las empresas de Latinoamérica en Italia.

"Las prácticas proteccionistas reducen el comercio internacional a un juego de suma cero, pero, como se insistió por última vez en la reunión de ministros de Comercio del G20 en México, las energías de una sana competición tienen que ser liberadas", afirmó Terzi.

Añadió que "la Europa de los años 30 y la América Latina de los 70 y los 80 han experimentado una inestabilidad política y social favorecida por distorsiones de mercado generadas por barreras proteccionistas. Aunque de modo gradual y con atención social, los gobiernos tienen que comprometerse conjuntamente a la progresiva superación de restricciones tarifarias y no tarifarias".

Terzi, que era embajador de Italia en EEUU cuando Mario Monti le llamó para integrar su gobierno tecnócrata el pasado noviembre, aseguró que su país y Latinoamérica "pueden hacer mucho juntas" y que el papel de las inversiones es "estratégico", pero que estas tienen que ser impulsadas "en un cuadro de seguridad jurídica".

Estas declaraciones se producen después de que ayer el diario argentino "La Nación" informara de que el Gobierno de Argentina ha incluido los jamones españoles e italianos en la lista de productos de carne de cerdo afectados por las restricciones a la importación en ese país latinoamericano.

Además, tienen lugar en un momento en el que las miradas de los inversores internacionales están puestas en Latinoamérica, tras las recientes expropiaciones en Argentina y Bolivia a las empresas españolas del sector de la energía Repsol y Red Eléctrica Española, respectivamente.

Terzi recordó cómo numerosas compañías italianas, entre ellas la operadora Telecom Italia y las industriales Pirelli y Fiat, cuentan con una amplia presencia en Latinoamérica e insistió en que tienen que evitarse "las distorsiones del mercado" generadas por las prácticas proteccionistas.

"La pertenencia a organizaciones como la OMC (Organización Mundial del Comercio), el G8, el G20 y la Unión Europea, que no está basada precisamente en ideales proteccionistas, no puede sino hacer que Italia sea un defensor convencido de la liberalización de los mercados", dijo el ministro de Exteriores.

"Italia anima con decisión la integración política y económica en curso en América Latina, como por ejemplo Unasur, Mercosur, la Alianza del Pacífico y otras organizaciones regionales, activas en el terreno de la integración económica y del diálogo político. Gracias a ellas, la democracia y los derechos humanos serán siempre un patrimonio común de la zona", agregó.

El IILA es un organismo intergubernamental creado en Roma en 1966 y que cuenta con Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Cuba, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Haití, Honduras, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, República Dominicana, Uruguay, Venezuela e Italia como países miembros.

Según sus responsables, el instituto promueve el conocimiento de "las excelencias italianas" en Latinoamérica y viceversa, "en un intercambio provechoso y productivo de experiencias y proyectos, con el signo del progreso y de la innovación". EFE