La competencia por el título de la liga Premier inglesa ha cambiado de dirección muchas veces esta temporada, y podría hacerlo de nuevo el domingo si Queens Park Rangers sorprende al Manchester City y frustra su búsqueda de la corona.

El trofeo se enfilaba hacia la mitad "blue" de Manchester cuando el City se adelantó cinco puntos al United hace dos meses.

Pero el City colapsó el siguiente mes, lo que permitió al United borrar la diferencia y tomar una ventaja de ocho puntos sobre su vecino.

Luego llegó el turno del United de tropezar, y el City superó a los campeones defensores por diferencia de goles de cara a la 38va y última jornada que se disputa el fin de semana.

El City puede ganar su primer campeonato inglés desde 1968 si vence al QPR, y si el United también gana en su visita a Sunderland sería la primera vez desde 1989 que el título se decide por diferencia de goles.

Pero el United está dispuesto a aprovechar un desliz del City, sabiendo que podría extender su récord de campeonatos a 20.

"He escuchado cosas que se dicen sobre cómo jugaremos y que creemos que lo único que tenemos que hacer es hacer acto de presencia, pero eso no tiene sentido", dijo el zaguero del City, Joleon Lescott. "Todos los equipos que enfrentamos representan un desafío distinto, y vamos a salir con la actitud correcta y a tratar de hacer el trabajo".

"Hemos tenido unas buenas semanas, con cinco victorias y por la manera como hemos dado un giro a las cosas, pero sería tonto empezar a dejarnos llevar", agregó.

Aunque el triunfo del City en la final de la Copa de la FA del año pasado le dio al equipo su primer trofeo en 35 años, la onerosa nómina del club está llena de jugadores que cuentan en su haber con medallas de campeón con sus anteriores escuadras.

"Es fácil para ellos estar concentrados en los juegos importantes, se les da de manera natural", dijo Lescott. "Jugadores como Joe Hart y yo, por ejemplo, no hemos ganado nada realmente grande además de la Copa de la FA".

La meta del QPR, por su parte, es simplemente mantener su lugar en la liga Premier. Un empate con el City le aseguraría la permanencia, aun si el Bolton gana en Stoke.

Y el delantero de QPR Jamie Mackie espera que el City no aguante la presión de verse tan cerca del trofeo.

"No han estado en esa situación por mucho, mucho tiempo", dijo. "La presión provoca cosas realmente raras a la gente. Todo mundo espera un gran día para el Man City. Pero nosotros estamos luchando por nuestras vidas, y un punto vale oro para nosotros".

Pero el QPR es el peor visitante de la liga, al haber conseguido sólo 11 puntos fuera de casa en la temporada.

"Sentimos que podemos ir y arruinarles la fiesta", dijo Mackie. "La gente ya nos descartó y cree que el City va a tener un día grandioso, pero nosotros estamos enfocados en tratar de sacar algo del partido. Será para morderse las uñas".

Sacarle un punto al City tendría una repercusión extra para el defensa del QPR Anton Ferdinand, ya que le allanaría el camino a su hermano Rio para conseguir el título con el United.

"Si sacamos un buen resultado y el United y Rio obtienen el título, entonces estaré contento por él", dijo Anton Ferdinand.

El final de temporada más emocionante en los 20 años de existencia de la liga Premier también decidirá los lugares para la Liga de Campeones.

Aunque el United y el City ocupan los dos primeros lugares, Arsenal, Tottenham y Newcastle se disputan los otros dos.

Pero el cuarto lugar podría tener que conformarse con jugar la Liga Europa si el Chelsea, que terminará fuera los primeros cuatro sitios por primera vez desde 2002, vence al Bayern Munich en la final de la Liga de Campeones el 19 de mayo.