El campeón mundial y olímpico Iker Martínez, patrón del 'Telefónica' español, cuarto en la sexta etapa de la Volvo Ocean Race y líder de la general de la prueba, ha señalado al final de la misma que cree que "el resultado final no refleja el esfuerzo que ha hecho todo el mundo y la calidad del trabajo hecho, pero esto es así".

"Tenemos que empezar a navegar mejor que en esta etapa y que en la anterior. No estamos nerviosos, pero tenemos que hacer todas las cosas correctamente y navegar bien", añadió.

"Ha sido una etapa larga al final, no en millas pero sí en días. Muy poco viento y zonas de poco viento con condiciones muy difíciles de predecir y de navegar, con muchos cambios. Hemos podido disfrutar también, pero el resultado no ha sido el esperado, sobre todo yendo relativamente bien hasta pocos días antes de llegar, donde todo estaba más o menos controlado, tres barcos en cabeza, nuestros perseguidores, los franceses, atrás y todo tenía buena pinta".

"La tenía hasta que llegamos a una zona de poco viento y casi inexplicablemente nos quedamos ahí mientras nuestro rivales se marchaban, y luego con la mala fortuna de que llegó 'Groupama' y nos pudo pasar. Luego lo hemos peleado, lo hemos intentado hasta aquí pero no pudo ser", ha concretado.

"De cara a las próximas etapas hay que volver a empezar de cero y listo. Hay que pensar que estamos adelante, que seguimos delante en la clasificación, que eso sí que es importante y hay que olvidar un poco todo esto. Es la primera etapa oceánica que no estamos en el podio y espero que sea la última", ha matizado

Ha concluido diciendo que "A partir de ahí lo que podemos hacer es prepararnos como lo hicimos para cada etapa y a por la siguiente, que va a ser una dura y complicada, con mucho frío y viento, y llegar a Europa para el final".