La española eléctrica Iberdrola logró un beneficio neto de 1.022,3 millones de euros (unos 1.325 millones de dólares) entre enero y marzo de 2012, el 0,7 % más que en el mismo periodo del año anterior, apoyada en el negocio internacional, informó hoy la compañía, presente en Latinoamérica.

El resultado bruto de explotación (ebitda) se situó en 2.365 millones de euros, el 4,1 % más, gracias a que el aportado por la actividad internacional creció el 20,4 % y compensó la caída del 10,1 % del generado en España, que la eléctrica atribuye a la regulación y las condiciones climatológicas.

El ebitda creció en todas las áreas de negocio, con subidas del 8,9 % en la actividad regulada, sobre todo por la aportación de la brasileña Elektro, el 2,7 % en la liberada y el 2,8 % en renovables.

Las ventas de Iberdrola sumaron 9.331 millones de euros, con un crecimiento del 10 % respecto al primer trimestre de 2011.

Entre enero y marzo, la eléctrica produjo 38.145 gigavatios hora (GWh), el 3,1 % menos, lastrada por un descenso del 18,4 % en España.

En Reino Unido, la generación de Iberdrola subió el 3,2 %; en Estados Unidos, el 29,2 %; en Latinoamérica, el 7,7, % y en el resto del mundo, el 24,3 %.

El negocio regulado español aportó un ebitda de 339,1 millones, el 15,1 % menos, por los menores ingresos (que caen un 9 %) y las mayores tasas e impuestos locales (que crecen el 18,5 %). El liberalizado se mantiene en el entorno de los 540 millones.

El área internacional arrojó un resultado bruto de explotación de 1.271 millones de euros, el 20,4 % más, gracias, fundamentalmente, a los negocios regulado y renovable, que mejoran el 25 y el 17 %, respectivamente.

Las energías renovables aportaron a la compañía un ebitda de 441,5 millones de euros en el primer trimestre, periodo en el que Iberdrola instaló 345 nuevos megavatios, el 75 % de ellos fuera de España.

Al cierre de marzo, la deuda neta ajustada del grupo era de 29.649 millones de euros.