El presidente electo de Francia, François Hollande, opinó hoy que el máximo dirigente del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker, "puede tener un papel útil" para cambiar la estrategia europea sobre el crecimiento económico, según el portavoz del próximo jefe del Estado francés, Pierre Moscovici.

Hollande recibió a Juncker durante poco más de una hora en el que es su cuartel general de transición en París para abordar la crisis del euro, explicó Moscovici a la prensa cuando todavía no había terminado la reunión.

El portavoz destacó que en la entrevista hubo "un intercambio de puntos de vista verdaderamente amistoso" y que sirvió para "entender mejor la situación del Eurogrupo".

"Juncker es un hombre que ha demostrado una gran escucha hacia François Hollande, que sabe que hay que moverse en materia de crecimiento, que puede tener un papel útil", dijo Moscovici.

El presidente del Eurogrupo, que también es primer ministro de Luxemburgo, abandonó el lugar del encuentro sin hacer declaraciones al centenar de periodistas que así se lo pedía.

Hollande recibió ayer, miércoles, en el mismo lugar al presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, dentro de su ronda de contactos internacionales antes de su investidura el próximo martes.

Ya como presidente en ejercicio se desplazará de forma inmediata a Berlín para entrevistarse con la canciller alemana, Angela Merkel, que estos últimos días ha multiplicado sus declaraciones de advertencia sobre una reforma del pacto fiscal europeo.

Unas palabras que hay que leer en el contexto de las promesas de campaña de Hollande para renegociar el tratado firmado a comienzos de marzo pasado para incorporar, junto a los objetivos de austeridad, un dispositivo de medidas de reactivación económica.