Las esperanzas de que Grecia pueda poner fin a su estancamiento postelectoral y cuente finalmente con un gobierno de coalición sin tener que convocar a nuevas elecciones aumentaron levemente el jueves, al mismo tiempo que sus socios internacionales le advirtieron que debe cumplir fielmente el programa de austeridad o abandonar la eurozona.

El líder socialista Evángelos Venizelos, que recibió el mandato presidencial de intentar formar gobierno tras fracasar otros dos políticos, dijo que el encuentro del jueves con un legislador izquierdista resultó positivo.

Si fracasa este tercer conato, el presidente Karolos Papoulias convocará a los líderes del partido para formar gobierno, o de lo contrario tendrán que ser convocadas nuevas elecciones en un mes.

Unas nuevas elecciones retrasarían mucho los compromisos de Grecia de adoptar nuevas medidas de austeridad y reformas drásticas, sin las cuales los acreedores dejarán de aportar ayuda financiera de emergencia al país, lo que le obligaría a adoptar nuevamente el dracma, que devaluaría de inmediato, para encarar años de una austeridad sin parangón.

Venizelos, cuyo partido socialista PASOK quedó tercero en los comicios del domingo, dijo que él y el líder de la Izquierda Democrática Fotis Kouvelis coinciden "mucho, pero mucho" en sus opiniones.

El izquierdista Kouvelis desea una coalición amplia para mantener a Grecia en la zona del euro e iniciar "un abandono gradual" del programa de austeridad con un mandato hasta mediados de 2014. Venizelos dijo que esa actitud "casi coincide" con su posición.

Los griegos, enfurecidos con las medidas de austeridad impuestas a cambio de la ayuda internacional, dieron la espalda a los partidos tradicionales en los comicios del domingo y se inclinaron por los que prometían el fin de los recortes presupuestarios a ultranza.

Las negociaciones para formar una coalición excluyeron al derechista Amanecer Dorada, pero los otros seis partidos elegidos no han logrado formar un gobierno de coalición en los últimos cuatro días.

Si el partido de Kouvelis se une al PASOK y al conservador Nueva Democracia — que prometieron cumplir sus compromisos preelectorales y respetar los planes de austeridad — su coalición controlaría 168 de las 300 bancas del Parlamento.

___

Elena Becatoros y Derek Gatopoulos en Atenas, Frank Jordans en Berlín y Don Melvin en Bruselas colaboraron para este despacho.