La presidenta argentina Cristina Fernández comparó hoy las restricciones a la importación de jamón español e italiano al país con la decisión del Gobierno español de dejar de importar biodiésel argentino tras la expropiación de la petrolera YPF al grupo español Repsol.

"Leía hoy que los españoles andan quejándose porque dicen que no vamos a dejar entrar el jamón de Jabugo, el pata negra, y resulta ser que acaban de amenazarnos con no dejar entrar ni una sola gota de biodiésel", dijo Fernández en un acto en la Casa de Rosada para anunciar obras públicas.

La presidenta se refirió así a la decisión del Ejecutivo de Mariano Rajoy de restringir las importaciones de biodiésel argentino tras la intervención y expropiación de YPF a Repsol sin compromiso de indemnización alguna por parte del Gobierno de Fernández.

La mandataria se refirió también a la crisis internacional y criticó la tentación de "encontrar culpables" y caer en "costumbres xenófobas" en un momento en el que el mundo atraviesa una situación "muy disparatada".

"Me da mucho miedo todo eso, porque históricamente siempre cuando comienzan épocas de esta envergadura alguien quiere echarle la culpa a alguien y ponerle así como de cabeza de turco", agregó la presidenta argentina, que aclaró a continuación que no quería hacer "ninguna alusión a nadie".

Las restricciones a la importación de jamones españoles e italianos, anunciadas esta semana por medios locales, se enmarcan en la estrategia del Gobierno de Cristina Fernández de frenar las importaciones y tratar de aumentar las exportaciones para proteger la industria nacional y preservar las divisas.