La presidenta argentina, Cristina Fernández, calificó hoy como una demostración del "cambio de época" el apoyo expresado por el mandatario de Estados Unidos, Barack Obama, al matrimonio entre personas del mismo sexo.

"Que un presidente de los Estados Unidos haya admitido que es necesario que se sancione una normativa o tengan la posibilidad del matrimonio igualitario marca que no es que estemos en una época de cambio, sino ante un cambio de época", declaró la presidenta argentina durante un acto oficial en la Casa Rosada.

Fernández subrayó la importancia del gesto de Obama en un país como Estados Unidos que es "profundamente religioso" y aseguró que este cambio de época lo "arrastra todo".

El presidente Obama dijo el miércoles en una entrevista televisiva que era "importante" para él "dar un paso adelante" y afirmar que cree "que las parejas del mismo sexo deberían poder casarse".

Los comentarios de Fernández sobre la declaración de Obama se producen apenas un día después de que el Senado argentino aprobara una reforma del Código Civil que reconoce el derecho a la "identidad de género".

La ley establece que las personas tienen derecho a ser tratadas "de acuerdo con su identidad de género" y a ser identificadas de ese modo su documentación, lo que permite una rectificación registral del sexo para la que el solicitante debe ser mayor de 18 años.

Argentina fue el primer país de América que autorizó el matrimonio homosexual, el 15 de julio de 2010, tras un reñido debate en el Senado que se prolongó durante casi 15 horas y que reflejó la profunda división política y social que vive el país.