La estrella latina Eva Mendes está orgullosa de su carrera tras un inicio en el que le dijeron que su aspecto no era "comercial", comentó a Efe con motivo del estreno mañana en Estados Unidos de la comedia "Girl in Progress".

"Cuando empecé la gente decía que mi aspecto no era comercial, que era demasiado étnica y que tal vez podría hacer unas pocas películas buenas, pero no vender un producto", explicó la intérprete de origen cubano. "Y aquí estoy años después", añadió satisfecha.

La protagonista de títulos como "Training Day" (2001), "2 Fast 2 Furious" (2003), "We Own The Night" (2007) y "The Spirit" (2008) se ha convertido en un rostro habitual en las listas de las más bellas de la industria cinematográfica y es imagen de numerosas campañas de publicidad para marcas punteras de moda y cosmética.

Ese cambio radical la hace sentir "muy orgullosa" por dos motivos, para demostrar a los críticos lo "equivocados" que estaban y por ver cómo ha evolucionado el concepto de lo que entiende por ser estadounidense. "Ese punto de vista ha evolucionado y soy parte de eso. He sido testigo de un gran cambio", manifestó Mendes, de 38 años.

"Girl in Progress" habla de la difícil relación entre Grace (Mendes), una madre soltera, y Ansiedad (Cierra Ramírez), su hija adolescente que entra en un periodo de rebeldía.

Grace es una mujer en busca del equilibrio vital entre sus dos trabajos, las facturas a las que tiene que hacer frente y la relación que mantiene con un médico casado (Matthew Modine).

La actriz no tuvo en mente a nadie en concreto para dar vida a ese personaje, pero trabajó con su profesora de interpretación, Ivana Chubbuck, y tomó una firme decisión: pensar en su madre y hacer lo contrario a lo que ella haría.

"Ella (su madre) es la típica mujer genial latina, estricta y divertida a la vez, muy moral siempre. Tiene muy claro qué es lo correcto y qué está mal. Para ella no hay grises, todo es blanco o negro. Y Grace es todo grises, para ella -indicó- todo es moralmente ambiguo. Me gustó trabajar así".

Se trata de un personaje que le he deparado buenas críticas a Mendes, quien no sabría decir cuál considera su mejor actuación.

"Para mí es difícil ser objetiva, pero este rodaje ha sido una experiencia preciosa y tanto Cierra como Patricia tienen gran parte de culpa en ello", comentó.

La película la dirige la mexicana Patricia Riggen, autora de "La misma luna" (2007), y cuenta con un reparto en el que destaca la presencia de Patricia Arquette ("su actuación en 'True Romance' -1993- me parece una de las más geniales de todos los tiempos", dijo Mendes) e iconos como Eugenio Derbez y el cantante Espinoza Paz.

Pero para la artista el auténtico regalo fue la aparición de Cierra Ramírez, que hace su debut en el cine tras intervenir en episodios de "CSI" y "Desperate Housewives".

"No podía imaginar que iba a disfrutar tanto al trabajar con alguien tan joven. Es su primera película y me permitió ver la película a través de sus ojos, de forma pura. No crecí en este negocio, llegué siendo adulta, pero llevo 13 años en esto y trabajar con alguien que empieza fue genial", apuntó.

También tuvo palabras de elogio para Riggen, que logró filmar la cinta en 22 días, algo meritorio teniendo en cuenta que se rodó en Vancouver (Canadá), donde la lluvia hizo acto de presencia en muchas ocasiones.

"A Patricia le debo tantas cosas... La aplaudo porque yo misma hice un corto en tres días y eso ya me pareció dificilísimo. No puedo imaginar cómo debe ser rodar una película en esas condiciones, cuando no puedes disponer de la cámara siempre que quieras. Ahora que he pasado por ahí, siento más empatía por los directores", dijo.

En breve estrenará también "Holy Motors", del francés Leos Karax, y "The Place Beyond the Pines", donde coincide con su pareja sentimental, Ryan Gosling.

"Estoy en un punto de mi carrera en el que solo hago películas que significan algo para mí. Espero que 'Girl in Progress' tenga éxito, conecte con la gente y abra las puertas a más trabajos con minorías", concluyó.

Antonio Martín Guirado

HASH(0x9380890)